La Guerra de los Mundos, la Emisión que Aterrorizó a un País

Este 30 de Octubre se cumple el 80 aniversario de la adaptación de la obra de H. G. Wells “La Guerra de los Mundos” (1898) realizada por Orson Welles (1915-1985), un genio de la Radio, el Cine y el Teatro que, través de las ondas, provocó un brote de pánico entre parte de la audiencia que sintonizaba ese dial aquel día, si bien el episodio fue en cierto modo exagerado, dado el seguimiento de un programa que no era precisamente mayoritario. Dejando a un lado la cuestión de las cifras, ya se atisbaba la enorme influencia que, para bien o para mal, los medios de comunicación ostentarían en las décadas siguientes. Repercusión, sí que la tuvo, dadas las airadas críticas que los productores tuvieron que sufrir por parte de la prensa escrita, que pidió la intervención de la Comisión Federal de Comunicación. Al día siguiente, Welles declaró a los periódicos que no pensaron en una reacción de ese calibre. Sin embargo, su prestigio profesional quedó más que afianzado, el inicio de una carrera cinematográfica como director que es parte inseparable de la historia del Séptimo Arte, legándonos títulos inolvidables como “Macbeth”, “Otelo” o “Ciudadano Kane”.

Con el apoyo técnico de la cadena CBS, el programa se emitió desde el Teatro Mercury dentro de la serie The Mercury Theater On The Air. Durante una hora, entre las ocho y las nueve de la noche, la magistral interpretación de Welles y la realización de todo su equipo consiguió convencer a muchos oyentes de que había caído un meteorito sobre una granja en Grover’s Mill, New Jersey, que era en realidad una nave extraterrestre tripulada por seres con muy malas intenciones.

Con la adaptación de la obra a cargo de Howard Koch (coautor del guión de “Casablanca”) y con la dirección del propio Welles, el programa arrancó a la hora señalada con la apertura del “Concierto para Piano Nº 1” de Tchaikovsky, no sin antes dejar de advertir de que se trataba de una dramatización. Welles leyó un prólogo sobre su contenido y, aquí viene lo novedoso, como luego explicaremos, interrumpió en repetidas ocasiones una programación musical con supuestos boletines de noticias de última hora que iban narrando los acontecimientos en riguroso directo: explosiones sobre la superficie de Marte, la caída del meteorito sobre los campos de New Jersey, la aparición de la nave extraterrestre y la muerte de un periodista tras ser fulminado por un arma de rayos calóricos. En los minutos posteriores, Welles describió cómo la Tierra había sucumbido ante la invasión alienígena y cómo los habitantes de la ciudad de Nueva York estaban pereciendo bajo nubes de gas venenoso. Como el programa había sido dividido en dos partes, se reservó la segunda mitad para la entrevista a un supuesto superviviente, finalizando la emisión con el anuncio de que los extraterrestres estaban muriendo por la acción de los microbios, tal y como se detallaba en la novela. 

Desde la perspectiva popular, se comentó que muchos oyentes habrían estado escuchando The Chase and Sanborn Hour, con Edgar Bergen, antes de sintonizar la emisión desde el Mercury, perdiéndose el inicio del programa que advertía de su carácter de ficción. Lo que sí hizo creer a muchos seguidores que estaban ante un caso real de invasión extraterrestre fue que las retransmisiones desde ese teatro no sufrían cortes, ni siquiera publicitarios. El primero de ellos se produjo a los treinta minutos, y luego vendrían los siguientes. La ambientación, el impacto de las explosiones y, sobre todo, la maravillosa voz de Welles y sus dotes interpretativas hicieron el resto.

En este vídeo, podéis escuchar el programa completo, tal y como se emitió el 30 de Octubre de 1938.

Orson Welles prestó su voz, profunda e inconfundible, a proyectos musicales, también. El cineasta grabó unas pistas para el álbum conceptual “Tales of Mistery and Imagination”, de The Alan Parsons Project, primer trabajo de la formación y homenaje a uno de los grandes genios de la Literatura, Edgar Allan Poe. Si bien no se le pudo escuchar en la edición original de 1976, si apareció en ediciones posteriores, las de 1987 y 2007. Al parecer, Welles habría hecho llegar sus pistas de voz a Alan Parsons cuando la grabación ya había sido completada. Nunca llegaron a conocerse en persona.

Así mismo, con la banda norteamericana de Heavy Metal Manowar grabó el tema “Defender”, incluido en “Fighting the World” (1987), editado dos años después de su muerte, pues ese corte iba a formar parte, en principio, de “Battle Hymns”, disco debut de los neoyorquinos. El resultado fue del todo épico. 

Bibliografía e imágenes:

150 Años del Descubrimiento de la Cueva de Altamira

Sautuola
                                                       Bisonte de Altamira

Con motivo del descubrimiento de la Cueva de Altamira hace ya siglo y medio, en la localidad cántabra de Santilla del Mar, la plataforma Google Arts & Culture, en colaboración con el Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira, se ha descolgado con la publicación de una exposición digital y de un doodle para conmemorar tan importante aniversario.

Si bien sus descubridores, D. Marcelino Sanz de Sautuola y su hija María, ya la conocían desde 1868, no sería hasta 1875 cuando la niña accedió, por vez primera, a la sala que exhibe las magníficas representaciones que todos conocemos, en las que la pequeña creyó ver bueyes, y así se lo hizo saber a su padre.

Sin embargo, el hallazgo de la Capilla Sixtina del Arte Prehistórico, como ha sido denominada desde entonces, se tornó en un calvario para D. Marcelino, quien tuvo que soportar las críticas y el desprecio de una comunidad científica – francesa, especialmente – que, como en otras tantas ocasiones, en absoluto se hallaba preparada para aceptar una revelación tal. El valor de sus pinturas y el trabajo de D. Marcelino no serían reconocidos hasta muchos años después.

Sautuola
                                 Padre e hija en unas fotografías de la época

Puesto que sólo un reducido número de visitantes al año puede visitar la cavidad original, a fin de evitar su rápido deterioro y garantizar su conservación, para facilitar el acceso masivo del público interesado en conocer esta joya de nuestro patrimonio cultural se construyó la llamada Neocueva, una réplica exacta de la primera. Inagurada en 2001, su contemplación resulta igualmente toda una experiencia, como tuvimos ocasión de comprobar en un viaje por tierras cántabras. Visita que recomendamos encarecidamente a todos aquellos que aún no la conozcan.

 

Imágenes:

La Verdadera Historia del Monumento al Ángel Caído del Parque del Buen Retiro

Monumento al Ángel Caído
                                                          La Caída de Lucifer

Recuperamos hoy un artículo sobre un conjunto escultórico que, en su momento, desató una fuerte polémica, lógico, por otra parte, si nos remontamos ciento veinticinco años en el tiempo, hasta finales del siglo XIX. No es el único que se ha esculpido tomando como modelo la imagen de Lucifer, el Ángel de Luz que se rebeló contra Dios, de hecho existen otros, pero, quizás ninguno de ellos muestre tanta belleza como el que nos ocupa.

Antes de pasar a su contenido propiamente dicho, queremos hacer unas puntualizaciones. Para nosotros, como para cualquier historiador que se precie de serlo, la base de todo artículo ha de sustentarse en la información veraz, imparcial y contrastada, siempre. Bastantes errores de bulto y bulos circulan ya, no sólo por Internet, como para no acogerse a esta premisa, aunque reconocemos que no siempre es fácil separar el trigo de la paja. A nosotros así nos habría ocurrido con esta historia si no hubiese sido por la ayuda inestimable que nuestra compañera de carrera Alejandra Hernández Clemente nos brindó en su momento. Y no por falta de rigor o voluntad por nuestra parte, no, sino por la escasa información de la que se disponía al respecto y por la gran cantidad de errores que han sido asimilados como verdades, algunos de ellos subscritos por catedráticos que, como bien sostiene Alejandra, “han hecho un flaco favor a la Historiografía”. Ella ha estudiado en profundidad la figura de Bellver, personaje en torno al cual gira su Tesis Doctoral, un trabajo publicado por la Universidad Complutense de Madrid, que es de libre acceso, que podéis consultar en el enlace correspondiente al final del artículo y que deja al descubierto todas las inexactitudes, intencionadas o no, que se han dado por válidas sobre este episodio de la vida madrileña casi a comienzos del siglo XX.

Monumento al Ángel Caído
       Dña. María del Pilar Osorio

Gracias a su matrimonio en 1852 con Doña María del Pilar Osorio, III Duquesa de Fernán Núñez y una de las mujeres más influyentes de la nobleza española del siglo XIX, Don Manuel Falcó d´Adda y Valcárcel, milanés de nacimiento, activo participante en la independencia de Italia, que ostentó los cargos de senador del Partido Liberal Español, concejal del Ayuntamiento de Madrid y embajador en París, se convirtió en Duque Consorte de Fernán Núnez. El título fue concedido en primera instancia por el rey Fernando VII a Don Carlos Gutiérrez de los Rios, el 23 de Agosto de 1817, y tomó su nombre de la homónima localidad cordobesa.

Monumento al Ángel Caído
                                  D. Manuel Falcó

En 1874, Don Manuel aportó la nada módica cantidad de 50.000 pesetas de la época para llevar a efecto la construcción del futuro Paseo de Carruajes en el Parque de El Buen Retiro, en Madrid, en calidad de “autor o de promovedor del pensamento”, tal y como apunta la revista de la época “La Ilustración Española y Americana”, que en su número 40, fechado el 30 de Octubre de 1874, contiene una breve reseña del acto de inaguración, evento al que  asistió tanto el pueblo llano como la alta sociedad madrileña y que resultó ser todo un acontecimiento.

Monumento al Ángel Caído
       D. Ricardo Bellver y Ramón

Por entonces, un joven escultor madrileño, Ricardo Bellver Ramón (1845-1924), pensionado de número en la Academia de Bellas Artes de España en Roma, empezaba ya a forjarse un prestigio y una reputación. Es en Roma donde, en  1877, esculpe en yeso una imagen de El Ángel Caído en su descenso a los Infiernos. Su réplica en bronce, supervisada por el propio escultor, preside desde 1885 el Paseo de Carruajes, que sería rebautizado como Paseo Fernán Núñez.

Ricardo, criado en el seno de una familia de escultores valencianos, se inicia en el mundo del Arte de la mano de su padre, Francisco Bellver. Tiempo después se trasladará a San Fernando, en cuya Academia de Bellas Artes ampliaría sus estudios para, finalmente, desembarcar en Roma en 1874, gracias a una beca obtenida con la que cursar estudios en la Academia de Bellas Artes de España. De su etapa romana, en la que da buena muestra de su atención al detalle y de su maestría al combinar Neoclasicismo y Romanticismo, destacan sus obras “El entierro de Santa Inés” y “El Ángel Caído”, por la que cobraría del Estado la suma de 4.500 pesetas.

Monumento al Ángel Caído
                           Segunda Edición de “Paradise Lost”, de John Milton

Bellver se inspiraría en la obra del poeta y ensayista inglés,  que vivió bajo el mandato de Cromwell, John Milton (1608 – 1674), autor de “Paradise Lost”, “El Paraiso Perdido”, y con su creación consiguió ganar una de las medallas de oro en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1878, año éste el de su reconocimiento.

Monumento al Ángel Caído
                      D. Francisco Jareño y Alarcón

La escultura se erigió sobre un pedestal diseñado en bronce y piedra por el arquitecto Francisco Jareño y Alarcón (1818-1892) en 1880, uno de los grandes arquitectos españoles del siglo XIX, cuyas obras aúnan funcionalidad y monumentalidad, y denotan su gran esmero tanto en la técnica constructiva como en el diseño. Constructor de numerosos edificios institucionales, como la Casa de la Moneda, ya desaparecida, el palacio sede del Museo Arqueológico y de la Biblioteca Nacional, o la Plaza de Toros de Toledo, labor que compaginó con la Docencia en su cátedra de la Escuela Superior de Arquitectura, y nos dejó un legado arquitectónico del que aún se puede disfrutar en la actualidad, no sólo en la capital de España.

Monumento al Ángel Caído
                                              Fuente Pedestal

Todo el conjunto se exhibió al público por vez primera en 1885, pese a la fuerte controversia suscitada, básicamente por motivos religiosos. Se dijo, incluso, que más de un exorcismo se había practicado en los alrededores para alejar la presencia del Mal y sus influencias negativas. Otra curiosidad, ésta si ha sido certificada, es que Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas descubrieron recientemente que el monumento está situado exactamente sobre una cota de altura de 666 metros sobre el nivel del mar, respecto de la cota de referencia, la de la ciudad de Alicante. Pese al simbolismo propio de este número, no hay nada de esotérico si consideramos que la altura media sobre el nivel del mar de la capital es de unos 650 metros, aproximadamente, aunque la casualidad no deja de resultar chocante, especialmente para los amantes de todo lo relacionado con lo esotérico y sobrenatural.

Monumento al Ángel Caído
                                             Conjunto Escultórico

Emplazada en el Paseo o Boulevard Fernán Núñez, en el Parque del Buen Retiro, en Madrid, la imagen es única por su belleza, Lucifer, atrapado por la Serpiente, va cayendo del Cielo, al tiempo que intenta zafarse con una de las manos del rayo que lo derriba y lo envía hacia el abismo.

El monumento al Ángel Caído es, pues, una de las obras que constituye una parte inseparable del legado artístico de la España Contemporánea. Para finalizar, tal y como Alejandra Hernández hace en su Tesis “Ricardo Bellver y Ramón: su Obra Escultórica. Un Estudio Historiográfico y Documental”, exponemos una relación de hechos que se tornan fundamentales para conocer esta historia en su conjunto, que son los siguientes:

  • Bellver no realizó la escultura para el Conde de Fernán Núñez, ni recibió dinero alguno de este noble. No es un homenaje a esa figura religiosa, sino la creación de un apasionado por la Escultura
  • La estatua fue su tercer envío al Estado Español como pensionado de número en la Academia de Bellas Artes de España en Roma
  • La modeló en 1877 en esa ciudad y fue enviada a Madrid en 1878, donde se expuso en la Exposición Nacional de Bellas Artes, siendo premiada con la Segunda Medalla de Oro de la Exposición
  • A finales de ese año participaría en la Exposición Universal de París pero, dado que el original había sido expuesto en yeso, ante la falta de tiempo para fundirlo en bronce, no pudo optar a premio
  • A principios de 1879 sería fundida en bronce en la Casa Thiebaut Fils de París. El propio escultor supervisó todo el proceso y acometió el cincelado de la escultura.
  • Comprada por el Estado a Bellver por 4.500 pesetas, según tasación del Jurado de la Exposición Nacional de Bellas Artes, y abonando 10.000 pesetas por costes de fundición, ingresó en el Museo del Prado con el Nº 49 de inventario de obras de escultores modernos
  • La obra es propiedad del Museo del Prado, pues los derechos nunca se cedieron al Ayuntamiento de Madrid, según costa en los documentos depositados en el Archivo General de la Administración [AGA], en Alcalá de Henares, Madrid

Webgrafía e imágenes:

Biografías y Vidas

Wikipedia en Español

100 Years Carnegie

Goya y los Levantamientos de Mayo de 1808

Goya y el Dos de Mayo
    El Levantamiento del Dos de Mayo en Madrid o La Lucha con los Mamelucos

Dos de las mejores obras de Francisco de Goya y Lucientes, “El Levantamiento del Dos de Mayo de 1808“, y “Los Fusilamientos del Tres de Mayo de 1808“, comparten una misma temática, la de la insurrección de un pueblo, el español, subyugado por un monarca despótico, primeramente, por el invasor francés, más tarde, y las consecuencias más inmediatas que resultarían de todo ello.

Pintadas en 1814, en un intento, quizás, de congraciarse con Fernando VII, ambas obras ilustran el inicio y la deriva de la primera guerra fallida de todas en las que Napoleón Bonaparte se embarcaría por razón de sus ansias expansionistas.

Aquel Dos de Mayo, los habitantes de Madrid tomaron las calles de la ciudad. Pertrechados con estacas y cuchillos, se enfrentaron a las tropas invasoras, a su artillería y a la caballería mameluca de Joachim Murat, noble y militar francés, cuñado de Napoleón, bajo las que caerían masacrados en la misma Puerta del Sol. De madrugada, en las primeras horas del Día Tres, el pelotón de fusilamiento apostado en la montaña de Príncipe Pío completaría la matanza.

En “El Levantamiento del Dos de Mayo de 1808”, Goya procedió a localizar los acontecimientos con el máximo esmero. Es a los pies del edificio de Correos donde transcurre la acción, donde el espectador se convierte en “testigo ocular” de la matanza. En “Los Fusilamientos del Tres de Mayo de 1808”, el maestro pone de manifiesto, de manera eficaz, las contradicciones de la ideología de Bonaparte.

La exposición que hace de las ejecuciones ordenadas por Murat es la otra cara de la moneda de la iconografía davidiana, la brutal y triste realidad que el lustre imperial pretendería difuminar. Y es que, como si de un historiador de la perversidad se tratara, J.L. David dedicaría su obra a la exaltación y a la promoción del poder del Estado Revolucionario Francés. El empeño mostrado por David en poner su talento al servicio del Imperio y la glorificación de una figura, la de Napoleón, que había cernido la guerra sobre Europa, le granjearían no pocas críticas.

Goya y el Tres de Mayo
                                    Los Fusilamientos del Tres de Mayo en Madrid

En “Los Fusilamientos del Tres de Mayo de 1808”, el pintor español logra un ejercicio de composición que resulta tan magistral como dramático. Vemos a los ejecutores dispuestos de perfil, de manera casi anónima, sin mostrar la fisonomía de sus rostros. Frente a ellos, los ajusticiados, que conforman tres grupos. Los que ya han sido fusilados, que yacen inermes sobre charcos de sangre. Los que están a punto de serlo, que representan el grupo más emotivo, realzado por el uso que el maestro Goya hace, sobre todo, de la luz y de la disposición de los personajes. Al fondo, una larga hilera de prisioneros, que espera su turno para enfrentarse indefectiblemente a la muerte, que allí mismo les aguarda.

Y es que la mayor muestra de la resistencia española se produjo a nivel local, por parte del clero y del campesinado. Si bien las Juntas intentarían organizar a los rebeldes, fueron las guerrillas las encargadas de hostigar a los franceses por toda la Península. Una guerra desigual, que acercaría al maestro a la figura de cronista, de reportero de guerra, como decimos ahora, más que a la de historiador. Una guerra que él retrataría, de manera exhaustiva, en la colección de aguafuertes denominada “Los Desastres de la Guerra“, compuesta por tres grupos principales.

Goya, Los Desastres de la Guerra
                                             Desastre Número 44, “Yo, lo vi”

Los dos primeros grupos pertenecen a época napoleónica, con la guerra y la hambruna como protagonistas. El tercero se recrea en el anticlericalismo de los “capuchos“, y pertenece al periodo de la Restauración reaccionaria.

La posición del testigo que contempla tales grabados ha dado lugar a dos interpretaciones contrapuestas. La primera de ellas se fundamenta en lo que Goya había escrito al pie del Desastre número 44, “Yo, lo vi” para asegurar que él mismo lo había visto, lo que le habría permitido elaborar todo un imaginario de la guerra.

La segunda interpretación sostiene que Goya no lo vio, otros instantes del conflicto, si, pero no los que estos grabados nos ofrecen. Para sus partidarios, son la creación personal desde unos acontecimientos que Don Francisco habría tomado como punto de partida. Un testigo, Goya, tan cerca de lo que realmente ocurrió como tan lejos, tan discutible como exento de toda sombra de duda.

Goya y los Levantamientos de Mayo de 1808
          Francisco de Goya y Lucientes (1746 – 1828)

Bibliografía:

Este artículo se ha elaborado a partir de los propios apuntes de su autor, extraídos del epígrafe “En el Primer Imaginario de la Guerra”, perteneciente al capítulo primero de la obra “Los Discursos del Arte Contemporáneo”, de Yayo Aznar Almazán, Miguel Ángel García Hernández y Constanza Nieto Yusta, Editorial Ramón Areces, Madrid 2011   

Taberna Libraria, una Selección de Libros Recomendados

Taberna Libraria                                                                   Taberna Libraria

La expresión taberna libraria fue empleada por los autores clásicos para denominar a los establecimientos que se dedicaban a la venta de libros, en forma de pergaminos y papiros. A partir de la Edad Media, el concepto de taberna libraria se relacionaría más con la acción de coleccionarlos [1], si bien el trasfondo no dejaba de ser el mismo, satisfacer tanto la necesidad de conocimiento que sus páginas proporcionaban como el placer de conformar una nutrida biblioteca. 

En esta sección, vamos a recopilar todos los títulos que os hemos ido presentando como Libro de la Semana, y añadiremos las novedades más interesantes que puedan surgir a lo largo de esos siete días. Todos y cada uno de ellos aparecerán enlazados a un portal de compras de sobra conocido, que no es otro que Amazon España, por si queréis adquirir alguno.

Creemos que es una buena forma de disponer de un listado bibliográfico escogido que abarque todas las temáticas históricas, dada la ingente cantidad de títulos que mes a mes copan los estantes de las librerías. Si os decidís a adquirir alguna de las referencias que os presentamos, podéis colaborar con nosotros haciéndolo desde aquí, si así lo estimáis oportuno. No supone pagar más por el artículo elegido, al contrario, el precio es exactamente el mismo que si lo encargarais desde el portal de Amazon España directamente. La única diferencia es la pequeña ayuda que nos reportaría en caso de que formalicéis la adquisición. De producirse una incidencia con vuestro pedido, los trámites de reclamación son los que la compañía indica en su página, ya que todo el proceso de compra, gestión y envío se hace conforme a sus condiciones. Esta observación la hacemos extensiva, también, a todos los enlaces publicitarios que puedan aparecer en nuestro blog, con independencia de los artículos presentados.

El listado se mostrará en esta misma página, en orden descendente, con las últimas incorporaciones en la parte superior. En la barra lateral de menú encontraréis, también, el acceso directo al mismo. Os recomendamos pinchar en él con frecuencia, a fin de ir descubriendo nuevos títulos. Esperamos que os resulte interesante, gracias por vuestro seguimiento, apoyo y colaboración, recibid un cordial saludo.

  • Referencia bibliográfica:

[1] Círculo Científico

  • Imagen:

Shakespeare & Company

 

TABERNA LIBRARIA

Cartel Oficial del Día del Libro 2017

Como cada año, este 23 de Abril volveremos a celebrar el Día del Libro. El cartel oficial ya está disponible, y hemos querido compartirlo con todos vosotros. En esta ocasión, su diseño ha correspondido al ilustrador oscense Javier Sáez Castán, autor, además, de numerosos libros infantiles.

Titulado en Bellas Artes, en la especialidad de Dibujo, por la Universidad Politécnica de Valencia, Javier se inició en el mundo de la Publicidad, y ha acometido trabajos de ilustración tanto para la institución pública como para la empresa privada, tareas que compagina con su labor docente. El año pasado se hizo con el Premio Nacional de Ilustración 2016. Para este cartel, Javier se ha inspirado en la obra de Eduardo Mendoza Sin Noticias de Gurb, que fue galardonada con el Premio Cervantes 2016.

http://amzn.to/2o4yqm9

 

 

Imágenes:

Arte Rupestre en los Confines del Mundo: Petroglifos en Siberia y en Rusia Oriental

                                             Petroglifos de la Cultura Okunev

Petroglifo, del Griego πέτρα pétra, ‘roca’ y -γλυφος -glyphos, ‘grabado, tallado’, derivando éste de γλύφειν glýphein, ‘grabar, tallar, cincelar’.
Figura hecha por incisión en roca, especialmente la realizada por pueblos prehistóricos

Siberia, una vasta región que se extiende desde los Montes Urales hasta el Estrecho de Bering, tomó su nombre de la ciudad tártara de Sibir, enclave que los cosacos destruirían en el siglo XVI. La expansión cosaca ampliaría sus límites geográficos, los de un territorio que se constituye en todo un continente y que presenta la mayor llanura de la Tierra, surcada por numerosos cursos fluviales que originan enormes inundaciones en la época de deshielo, pese a mantener sus lechos congelados.
Sigue leyendo Arte Rupestre en los Confines del Mundo: Petroglifos en Siberia y en Rusia Oriental

Nebelivka, Un Templo Neolítico

Nebelivka
                                         Vista aérea del asentamiento

Ucrania, el país de las tierras negras, un territorio enormemente fértil gracias a la gran cantidad de humus que contiene, que le confieren ese color tan especial. Un país que desde aquél fatídico incidente nuclear en su planta de Chernobyl, hace ya casi treinta años, no ha dejado de ser noticia: independencia de la URSS en 1991, contestación social que precedió a la denominada Revolución Naranja en 2004, contra el presidente Viktor Yushenko, acusado de fraude electoral, o los contenciosos con Rusia por cuestiones políticas (el conflicto de la Península de Crimea) y económicas (el control de sus recursos energéticos, gas y petróleo, fundamentalmente), contenciosos que mantienen a ambos estados en conflicto.  Sigue leyendo Nebelivka, Un Templo Neolítico

Sacellum Sixtinum: La Gran Obra de Miguel Ángel en 360º

Capilla Sixtina
                                         Sacellum Sixtinum, la Capilla Sixtina

El 31 de Octubre de 1512, Michelangelo Buonarroti, el maestro Miguel Ángel, daba por finalizada una de las maravillas del mundo del Arte, la decoración de la Bóveda de la Capilla Sixtina, servicio que el Papa Julio II – apodado el “Papa Guerrero”, por su intensa actividad política y militar, mecenas de otros artistas también, como Rafael – le había requerido casi un lustro antes.

Capilla Sixtina
                                                         Miguel Ángel (1475-1564)

Miguel Ángel aceptó el encargo con bastante recelo, al considerar que le distraería de lo que realmente le interesaba, la Escultura. Un trabajo que le iba a granjear no pocos enfrentamientos con el pontífice, producto del fuerte carácter de ambos personajes, superado sólo por la admiración y el respeto que se profesaban.

Capilla Sixtina
                                        Papa Julio II (1443-1513)

El trabajo constituía un desafío en toda regla, dar vida a un lienzo arquitectónico de 1100 metros cuadrados de superficie que, por deseo expreso del Papa, habría de estar terminado para la festividad de Todos los Santos de ese mismo año. La Capilla Sixtina es una obra grandiosa e inconmensurable, en la que destaca sobre manera el fresco titulado “La Creación de Adán”, de tremenda simbología.

Capilla Sixtina
                                                             La Creación de Adán I
Capilla Sixtina
                                                                  La Creación de Adán II

Gracias a la Tecnología Informática, sobre todo, la percepción que podemos obtener de las obras de Arte ha dado un giro espectacular, de 360 grados, tal y como es el caso de la aplicación para instalar en vuestro equipo a la que podéis acceder pinchando sobre la imagen a continuación, con la que podremos contemplarla fresco a fresco, jugando con la cámara a nuestro antojo, a golpe de cursor, para visualizar hasta el más mínimo de sus detalles. Una aplicación que no puede sustituir a la experiencia de su contemplación en la realidad, pero si llevarnos a sobrepasar los límites físicos de nuestros propios ojos. Que sea de vuestro agrado.

Capilla Sixtina
                                                La Capilla Sixtina 360º

Galería de Imágenes:

Bajo un Cielo Carmesí: La Experiencia de Edvard Munch

Munch
                                                           Edvard Munch (1863-1944)

“Iba calle abajo con dos amigos cuando el sol se puso. De repente, el cielo se tornó tan rojo como la sangre. Me detuve y me apoyé sobre la barandilla, sintiéndome indescriptiblemente cansado. Lenguas de fuego y sangre se extendían sobre el azul oscuro del fiordo. Mis amigos siguieron caminando, mientras yo me quedaba atrás, temblando de miedo. En ese momento oí el inmenso, el infinito grito de la Naturaleza”

Munch
                                                 “El Grito” (1893)

Sigue leyendo Bajo un Cielo Carmesí: La Experiencia de Edvard Munch