Goya y los Levantamientos de Mayo de 1808

Goya y el Dos de Mayo
    El Levantamiento del Dos de Mayo en Madrid o La Lucha con los Mamelucos

Dos de las mejores obras de Francisco de Goya y Lucientes, “El Levantamiento del Dos de Mayo de 1808“, y “Los Fusilamientos del Tres de Mayo de 1808“, comparten una misma temática, la de la insurrección de un pueblo, el español, subyugado por un monarca despótico, primeramente, por el invasor francés, más tarde, y las consecuencias más inmediatas que resultarían de todo ello.

Pintadas en 1814, en un intento, quizás, de congraciarse con Fernando VII, ambas obras ilustran el inicio y la deriva de la primera guerra fallida de todas en las que Napoleón Bonaparte se embarcaría por razón de sus ansias expansionistas.

Aquel Dos de Mayo, los habitantes de Madrid tomaron las calles de la ciudad. Pertrechados con estacas y cuchillos, se enfrentaron a las tropas invasoras, a su artillería y a la caballería mameluca de Joachim Murat, noble y militar francés, cuñado de Napoleón, bajo las que caerían masacrados en la misma Puerta del Sol. De madrugada, en las primeras horas del Día Tres, el pelotón de fusilamiento apostado en la montaña de Príncipe Pío completaría la matanza.

En “El Levantamiento del Dos de Mayo de 1808”, Goya procedió a localizar los acontecimientos con el máximo esmero. Es a los pies del edificio de Correos donde transcurre la acción, donde el espectador se convierte en “testigo ocular” de la matanza. En “Los Fusilamientos del Tres de Mayo de 1808”, el maestro pone de manifiesto, de manera eficaz, las contradicciones de la ideología de Bonaparte.

La exposición que hace de las ejecuciones ordenadas por Murat es la otra cara de la moneda de la iconografía davidiana, la brutal y triste realidad que el lustre imperial pretendería difuminar. Y es que, como si de un historiador de la perversidad se tratara, J.L. David dedicaría su obra a la exaltación y a la promoción del poder del Estado Revolucionario Francés. El empeño mostrado por David en poner su talento al servicio del Imperio y la glorificación de una figura, la de Napoleón, que había cernido la guerra sobre Europa, le granjearían no pocas críticas.

Goya y el Tres de Mayo
                                    Los Fusilamientos del Tres de Mayo en Madrid

En “Los Fusilamientos del Tres de Mayo de 1808”, el pintor español logra un ejercicio de composición que resulta tan magistral como dramático. Vemos a los ejecutores dispuestos de perfil, de manera casi anónima, sin mostrar la fisonomía de sus rostros. Frente a ellos, los ajusticiados, que conforman tres grupos. Los que ya han sido fusilados, que yacen inermes sobre charcos de sangre. Los que están a punto de serlo, que representan el grupo más emotivo, realzado por el uso que el maestro Goya hace, sobre todo, de la luz y de la disposición de los personajes. Al fondo, una larga hilera de prisioneros, que espera su turno para enfrentarse indefectiblemente a la muerte, que allí mismo les aguarda.

Y es que la mayor muestra de la resistencia española se produjo a nivel local, por parte del clero y del campesinado. Si bien las Juntas intentarían organizar a los rebeldes, fueron las guerrillas las encargadas de hostigar a los franceses por toda la Península. Una guerra desigual, que acercaría al maestro a la figura de cronista, de reportero de guerra, como decimos ahora, más que a la de historiador. Una guerra que él retrataría, de manera exhaustiva, en la colección de aguafuertes denominada “Los Desastres de la Guerra“, compuesta por tres grupos principales.

Goya, Los Desastres de la Guerra
                                             Desastre Número 44, “Yo, lo vi”

Los dos primeros grupos pertenecen a época napoleónica, con la guerra y la hambruna como protagonistas. El tercero se recrea en el anticlericalismo de los “capuchos“, y pertenece al periodo de la Restauración reaccionaria.

La posición del testigo que contempla tales grabados ha dado lugar a dos interpretaciones contrapuestas. La primera de ellas se fundamenta en lo que Goya había escrito al pie del Desastre número 44, “Yo, lo vi” para asegurar que él mismo lo había visto, lo que le habría permitido elaborar todo un imaginario de la guerra.

La segunda interpretación sostiene que Goya no lo vio, otros instantes del conflicto, si, pero no los que estos grabados nos ofrecen. Para sus partidarios, son la creación personal desde unos acontecimientos que Don Francisco habría tomado como punto de partida. Un testigo, Goya, tan cerca de lo que realmente ocurrió como tan lejos, tan discutible como exento de toda sombra de duda.

Goya y los Levantamientos de Mayo de 1808
          Francisco de Goya y Lucientes (1746 – 1828)

Bibliografía:

Este artículo se ha elaborado a partir de los propios apuntes de su autor, extraídos del epígrafe “En el Primer Imaginario de la Guerra”, perteneciente al capítulo primero de la obra “Los Discursos del Arte Contemporáneo”, de Yayo Aznar Almazán, Miguel Ángel García Hernández y Constanza Nieto Yusta, Editorial Ramón Areces, Madrid 2011   

Once de Marzo de 2004

Cyrille Martin foto por Irene Ortega
                                           Cyrille Martin en una foto de Irene Ortega

Se cumple hoy trece años de los atentados que aquél fatídico día se llevaron por delante la vida de 192 personas y que dejarían más de 1.800 heridos y mutilados, física y psicológicamente. El Once de Marzo de 2004 marcaría un antes y un después en la historia más reciente de nuestro país, de la que ya forman, tristemente, parte. Tras todo este tiempo y más allá de la verdad “oficial”, se sigue manteniendo un interés más que manifiesto en pasar página y en entorpecer todo intento de esclarecer unos hechos de los que prácticamente nada sabemos.  Continúa leyendo Once de Marzo de 2004

Black Friday para el Proyecto Común Europeo: El Adiós Británico a la UE

                                                                              Brexit

Este 24 de Junio pasará, sin duda, a los anales históricos como una fecha realmente clave en la Historia reciente de Europa. A las cuatro de la madrugada, hora británica, hemos conocido el resultado del denominado Brexit, el referéndum convocado por el Primer Ministro, David Cameron, para la permanencia o no del Reunido Unido en la Unión Europea, que ha arrojado casi un 53% de votos a favor de su salida.

Las consecuencias no se han hecho esperar, fuertes caídas en la mayoría de las bolsas europeas, a excepción de la de Londres, preocupación institucional, incertidumbre en el mercado laboral, toda una cadena de consecuencias que los medios ya se han lanzado a intentar explicar, incidiendo en sus efectos, pero evitando, al parecer, plantearse cuestiones como ¿Por qué se ha llegado a esta situación? o ¿Cuáles son los antecedentes de un fenómeno que podría provocar un efecto dominó en el seno de la Unión? La respuesta a tales preguntas es lo que pretendemos exponer en las siguientes líneas.

Brexit
                                                                   Unión Europea

Continúa leyendo Black Friday para el Proyecto Común Europeo: El Adiós Británico a la UE

El Incidente de Chernobyl (II)

Chernobyl
                                                             Zona de exclusión

“Justo al principio, se estimó que, como había zonas demasiado contaminadas, se usarían robots. Concretamente, se envió al tejado de la central un robot alemán muy perfeccionado. Pero no quiso obedecer a causa de una radioactividad que incluso perturbaba a las máquinas. Al final, el robot se dirigió al margen del tejado y se precipitó al vacío. Daba la impresión de que había querido saltar. Fue así cómo se descubrió que ni los robots ni los ordenadores podían hacer nada por nosotros”

IGOR KOSTIN, “Chernobyl: Confesiones de un reportero” 

Continúa leyendo El Incidente de Chernobyl (II)

El Incidente de Chernobyl (I)

Chernobyl
                                       La central, tras la explosión

Retrocedamos en el tiempo, treinta años. Nos encontramos ahora en Prípiat, una urbe localizada en la región de Kiev, región cuya ciudad homónima, al Suroeste de Moscú, es la capital de Ucrania. Es la madrugada del 23 de Abril de 1986. Es un día festivo aquí, por lo que, en unas horas, sus calles se llenarán con el bullicio de los padres que llevan a sus hijos al parque, de las reuniones de amigos y de los asistentes a un partido de fútbol. Continúa leyendo El Incidente de Chernobyl (I)

Bajo un Cielo Carmesí: La Experiencia de Edvard Munch

Munch
                                                           Edvard Munch (1863-1944)

“Iba calle abajo con dos amigos cuando el sol se puso. De repente, el cielo se tornó tan rojo como la sangre. Me detuve y me apoyé sobre la barandilla, sintiéndome indescriptiblemente cansado. Lenguas de fuego y sangre se extendían sobre el azul oscuro del fiordo. Mis amigos siguieron caminando, mientras yo me quedaba atrás, temblando de miedo. En ese momento oí el inmenso, el infinito grito de la Naturaleza”

Munch
                                                 “El Grito” (1893)

Continúa leyendo Bajo un Cielo Carmesí: La Experiencia de Edvard Munch

La Historia del 30 de Febrero del Año 1712

30/02/1712
                                                          El control del tiempo

Cuando se plantea la pregunta: ¿cuál es el invento más relevante de la Historia?, las respuestas son variadas, y resulta a menudo complicado que los encuestados muestren unanimidad en sus valoraciones. Desde la rueda al método científico, pasando por la máquina de vapor o el teléfono, numerosas son las posibilidades de elección. Sin embargo, son pocos los que mencionan la creación del calendario, gracias al cual, hemos podido establecer cronologías y concretar los acontecimientos  históricos a lo largo del tiempo.  Continúa leyendo La Historia del 30 de Febrero del Año 1712

Enclaves Estratégicos de la Primera Guerra Mundial: La Cueva del Dragón

La Gran Guerra
                                                  El día a día en la trinchera

La Primera Guerra Mundial, la Gran Guerra, fue la guerra de las trincheras. Unas construcciones desde las que miles de soldados intentaban ganar terreno al enemigo, avanzando penosamente, metro a metro, y a las que no quedaba más remedio que volver, pese a la insalubridad y a la escasa seguridad que les dispensaban, para reponer fuerzas, recuperarse de las heridas e incluso a morir. Su imagen resume perfectamente y de manera gráfica la crudeza de un conflicto que cambiaría definitivamente la concepción que se tenía de la guerra hasta ese momento.  Continúa leyendo Enclaves Estratégicos de la Primera Guerra Mundial: La Cueva del Dragón

Los Barcos Balleneros de Nantucket: La Verdadera Historia de Moby Dick

“¡Contempla este hierro, compañero! Son puntas templadas en sangre y forjadas por el rayo… ¡Con este arpón acabaré con la pesadilla de todos los mares!”

[Ahab al capitán del PleasureMoby Dick, capítulo XXV]

Moby Dick
                                    A la caza del cachalote

Si preguntásemos a los seguidores del género de novela de viajes y aventuras por sus títulos preferidos, la mayoría nos respondería que en una biblioteca que se precie no puede faltar un clásico universal como “Moby Dick“, del escritor norteamericano Herman Melville (1819-1891), una obra en cierto modo autobiográfica y que sólo un autor con una vida tan apasionante como la suya habría sido capaz de acometer.  Continúa leyendo Los Barcos Balleneros de Nantucket: La Verdadera Historia de Moby Dick

Manuel de Godoy y el Incidente del Globo

El Incidente del Globo
                                                          Los Hermanos Montgolfier

INTRODUCCION

Joseph Michael y Jacques Étienne, los hermanos Montgolfier, eran dos de los dieciséis hijos de Pierre Montgolfier, propietario de una próspera fábrica de papel ubicada en la villa francesa de Vidalon, cerca de Annonay, en las proximidades del Valle del Ródano.

Su gran interés por la experimentación científica les convirtió en pioneros en el desarrollo de globos de aire caliente, denominados globos aerostáticos, al descubrir que una bolsa, fabricada en tela de algodón y forrada interiormente de papel, podía ser elevada al insuflarle dicho elemento.    Continúa leyendo Manuel de Godoy y el Incidente del Globo