De Santos y Difuntos: La Noche de Ánimas en España

Halloween
                                                             All Hallows’ Eve

Una de las ventajas de interesarse por el conocimiento de la Historia es descubrir que muchas de las facetas de este mundo moderno en el que vivimos, contemporáneo, más bien, habría que decir, no tienen un origen reciente. Muy al contrario, los inicios de la mayor parte de ellas se remontan a muchos siglos atrás. El recuerdo de otras tantas se pierde en la noche de los tiempos. 

Como cada 31 de Octubre, desde hace unos años, viene siendo habitual ver por nuestros pueblos y ciudades a hordas de críos, y no tan críos, embutidos en sus disfraces, aporreando puertas al grito de “truco o trato” (“trato o trastada” es su traducción correcta) para que les ofrezcamos dulces y caramelos a cambio de no someternos a alguna gamberrada, que por lo general no suele ir más allá. Una celebración que tiene tantos entusiastas como detractores. Los primeros, con la ayuda, seguramente, de un gran número de ciudadanos británicos que se han establecido en nuestro país durante las dos últimas décadas, para alegría de fabricantes y comerciantes de este tipo de productos. Los segundos, que ven tan “lógico” que los españoles celebremos Halloween como que los americanos o los británicos hagan lo propio con la Semana Santa, por poner un ejemplo. Un verdadero sinsentido, en su opinión, y no dejan de tener su parte de razón.

Pero he aquí que estas manifestaciones populares tienen un origen muy antiguo, si bien las campañas y reclamos comerciales y publicitarios se han encargado, y no es el único caso, de desvirtuar y vaciar de contenido, convirtiéndolas en una costumbre ligada a una mera cuestión consumista, muy alejada de su significado y de su espíritu primigenio. Que no era otro que el de abrir las puertas de esa barrera invisible que separa ambos mundos, el de muertos y el de vivos, poniéndolos en contacto durante, al menos, una noche al año, en un acto de recuerdo y reverencia.

En el siguiente artículo, Gonzalo Rodríguez, alma mater de La Forja y la Espada, nos descubre que nuestro país tiene una gran tradición en ese sentido, también, tradición que hemos recuperado de manera edulcorada y superficial desde la cultura norteamericana, cierto es, pero que en el fondo no es más que una manifestación mucho menos ajena de lo que podíamos imaginar. Veamos por qué.

El origen del Halloween y su presencia en España

Imagen de cabecera:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA