Enclaves Estratégicos de la Primera Guerra Mundial: La Cueva del Dragón

La Gran Guerra
                                                  El día a día en la trinchera

La Primera Guerra Mundial, la Gran Guerra, fue la guerra de las trincheras. Unas construcciones desde las que miles de soldados intentaban ganar terreno al enemigo, avanzando penosamente, metro a metro, y a las que no quedaba más remedio que volver, pese a la insalubridad y a la escasa seguridad que les dispensaban, para reponer fuerzas, recuperarse de las heridas e incluso a morir. Su imagen resume perfectamente y de manera gráfica la crudeza de un conflicto que cambiaría definitivamente la concepción que se tenía de la guerra hasta ese momento. 

Sin embargo, esas instalaciones no fueron las únicas. Hubo otras que se convirtieron en auténticos enclaves estratégicos y, por tanto, resultaban muy difíciles de combatir y conquistar. Caverne du Dragon fue una de ellas.

Pero antes de entrar a descubrir sus secretos, os propongo una breve aproximación a las causas y a las consecuencias de un acontecimiento histórico como fue esta confrontación mundial, muestra, como tantos otros, de cuán antagónicos pueden llegar a ser los gobiernos respecto de los ciudadanos que los sustentan, a los que por encima de todo deberían servir y proteger.

La Gran Guerra
                                     Evacuando a los heridos en el frente de batalla

“Atravesamos el momento más oscuro de nuestro devenir. Nuestra capacidad de sentir, o de dedicar esfuerzos a algo que no afecte de manera inmediata a nuestro bienestar material está, de momento, eclipsada (…) Nos han llevado más allá de los límites de la resistencia (…) En ningún momento de la Historia de la Humanidad ha brillado con tan poca fuerza aquéllo que nuestra alma tiene de universal”

John Maynard Keynes, economista británico [1883 – 1946]

La Gran Guerra
                           Keynes

LA GRAN GUERRA

[28 de Julio de 1914 – 11 de Noviembre de 1918]

La Gran Guerra
                                               Tropas marchando a la contienda

L’Horrible Passion “The League of Nations” mp3

La Gran Guerra
        Archiduque Francisco Fernando

La Primera Guerra Mundial, conflicto que se desencadenó tras el asesinato del Archiduque Francisco Fernando, heredero del Imperio Austro-Húngaro, a manos de un estudiante serbio-bosnio integrado en la organización La Mano Negra (apoyada por Serbia) y del que en el pasado año 2014 se celebró su primer centenario, no fue la primera contienda mundial como tal, aunque en ella participasen Estados de los cinco continentes. Tampoco fue la de mayor duración, ni siquiera la más sangrienta, tal y como opina J.M. Roberts en su “Historia Universal”. Pero su coste si fue superior al de cualquier otro conflicto acontecido hasta ese momento y supuso un consumo de recursos sin parangón.

La Gran Guerra
                                                         Atentado de Sarajevo

Se partía, sin embargo, de un escenario de inseguridad y desconfianza en toda Europa que había empezado en 1905: las disputas coloniales por el dominio del continente africano entre Francia y Alemania; las mantenidas entre ésta y Gran Bretaña por la supremacía naval, industrial y comercial; Rusia y Serbia, la primera, protectora de la segunda, que observaban con recelo la expansión austro – húngara en los Balcanes; las crisis de Tánger y Agadir, que certificaron la rivalidad entre los Estados europeos en materia colonial.

La tensión en los Balcanes como consecuencia del declive del Imperio Otomano, la aparición de varias potencias emergentes, y sobre todo, la ausencia de una potencia dirigente, resultaron determinantes en la crisis previa al estallido del conflicto.

La Gran Guerra
                                              Mujeres fabricando máscaras de gas

La llamada Gran Guerra, no tenía precedentes. Muchos fueron los intereses creados por aquéllos que veían más ventajas en iniciarla cuanto antes que en seguir luchando por el entendimiento, los mismos que erraron en sus cálculos al considerar la “corta duración” de una “guerra moderna”. El Plan Schlieffen, que auguraba una rápida victoria de las tropas alemanas, se vino abajo cuando éstas fueron derrotadas por el ejército francés en la Batalla de la Marne, a las puertas de París. Empezaba así la “guerra de trincheras”, o del estancamiento y desgaste militar. Un escenario que ni se había dado antes ni se volvería a repetir.

La Gran Guerra
                      Vehículo blindado

Por otra parte, las máquinas iban a desempeñar, por vez primera, un papel fundamental. Los partidarios del enfrentamiento no habían contado con el enorme poder que la sociedad industrial podía desarrollar en el terreno militar, fabricando ingentes cantidades de material bélico mediante el reclutamiento forzoso de un gran número de trabajadores, mano de obra femenina, en su mayor parte, y de las levas militares, que proveerían efectivos de refresco para sus ejércitos. Fue esta guerra la de las nuevas armas, como el lanzallamas, los carros blindados, las ametralladoras y, lamentablemente, los gases venenosos. Un manejo conveniente de la propaganda, utilizada sobre todo en las salas de cine, hizo el resto.

La Gran Guerra
                             Tropas de artillería con máscaras antigás

1917 fue el año decisivo en el devenir del conflicto. Estados Unidos rompería su neutralidad, la Revolución de Octubre derrocaría al Zar Nicolás II y, en el frente, las deserciones en masa de unos soldados apostados en trincheras y bajo una situación insostenible de miedo, muerte e insalubridad, no habían hecho más que empezar. Deserciones que el mariscal Pétain, más conocido como “el vencedor de Verdún”, atajaría en el bando francés con ejecuciones sin juicio previo. Un año después, Alemania era finalmente derrotada y se firmaba el armisticio. La guerra había llegado a su fin, si, pero su coste en vidas humanas, tanto por los caídos como por los mutilados, física y psicológicamente, que sufrieron secuelas terribles, fue altísimo. Nada volvería a ser igual, la supremacía de la Vieja Europa en los frentes económico, político y militar era ya cosa del pasado.

La Gran Guerra
                 Camposanto improvisado por los caídos en combate

“Los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla”

Cicerón, orador, político y filósofo latino [106 – 43 a.C.]

La Gran Guerra
                    Cicerón

CAVERNE DU DRAGON, DRACHENHÖHLE, CUEVA DEL DRAGON

Texto original: Caverne du Dragon

Traducción: A.

 

Bajas un escalón, después, otro, y otro más… la luz del día desaparece gradualmente conforme desciendes… el aire se torna más frío, la oscuridad te envuelve y el silencio reina. Estás en las profundidades de La Cueva del Dragón

02 Chemin des Dames Caverne du Dragon.JPG
                                       Vista exterior de la entrada a Caverne du Dragon
Caverne du Dragon
                            Caverne du Dragon desde el interior

Durante la Primera Guerra Mundial, a inicios de 1915 y en adelante, las tropas alemanas conquistaron una cantera de piedra que se venía explotando desde el siglo XVI en Chemin des Dames (Sendero de las Damas) (1) en la diputación de Aisne (2). La Cueva era más que un simple refugio improvisado. De hecho, en seguida se convirtió en un enclave militar estratégico.

Una de las leyendas que puede que haya inspirado a los alemanes para llamarla la Cueva del Dragón es la presencia de armas en cada una de las siete entradas, preparadas para escupir fuego como un dragón de siete cabezas. Las ametralladoras, emplazadas. El objetivo enemigo: los soldados franceses… Drachenhöhle acaba de nacer y la sangre ya está siendo derramada.

File:Assaut-chemin-des-dames.jpg
                                                           Combate en campo abierto
Caverne du Dragon
                 Localización de la Cueva del Dragón
Caverne du Dragon
          Soldados en una de las entradas

Guerra a 15 metros bajo el suelo…

Durante la guerra, las antaño canteras de piedra eran reconvertidas para uso militar, especialmente en la Meseta de Aisne, en la región de Soisson (3). Cuando los soldados alemanes arrebataron la Cueva del Dragón a los franceses, ganaron ventaja.

La Cueva era un enclave estratégico desde donde los ataques por sorpresa y las retiradas podían llevarse a cabo por el Sendero de las Damas, una carretera de montaña que daba a los valles del Aisne y del Ailette (4).

Resguardados del frío, pese a la tremenda humedad, los alemanes convirtieron la Cueva en un auténtico cuartel general, con puestos para francotiradores y electricidad. Mientras los muertos se amontonaban en las trincheras, los alemanes iban creando un enorme complejo en las galerías subterráneas, que incluía dormitorios, una capilla, un pozo, un puesto de primeros auxilios, e incluso un cementerio.

Además de servir de protección contra los ataques con fuego de ametralladora y con gas, los muros de piedra se adornaban con los recuerdos de los soldados en sus ratos de descanso, como dibujos y mensajes escritos con hollín de las velas, y otros grabados. Para matar el tiempo, algunos esculpieron objetos en balas y en proyectiles usados.

El 25 de Junio de 1917, poco después del trágico fracaso de la ofensiva en Nivelle, los soldados franceses se anotaron una victoria al recuperar la Cueva del Dragón. Poco a poco, empujaron a los alemanes hacia su interior. De Julio a Octubre de ese mismo año, los dos campamentos enemigos delimitaron sus perímetros, y se mantenían en guardia permanente contra los ataques por sorpresa. El más mínimo ruido en la cueva podía significar que el enemigo les pillaba desprevenidos.

Caverne du Dragon
                                 Musealización I
Caverne du Dragon
                                              Musealización II

La Cueva, en la actualidad

En 1920, la Cueva del Dragón se convirtió en un enclave turístico y en monumento a los caidos, que al principio se visitaba con la luz de las velas y, posteriormente, con lámparas de carburo.

El 4 de Mayo de 1969, por iniciativa de Henri de Benoist, Presidente de Jeune Chambre Economique de Laon (5), Gérard de Francqueville, Representante de Souvenir Français (6), y Maurice Bruaux, Director del Consejo Turístico de Aisne , se inaguró en la Cueva un nuevo museo, en presencia del Ministro de Investigaciones Científicas, Robert Galley.

En 1995, Souvenir Français transfirió la gestión de la Cueva al Consejo del Condado de Aisne durante un periodo de 30 años. Por entonces, el diseño museográfico fue renovado. Catherine Trautmann, Ministra de Cultura y Comunicación, recorrió las renovadas instalaciones el 5 de Noviembre de 1998.

El 5 de Julio de 1999, la Cueva del Dragón fue reabierta al público, y gracias a su reputación, pronto se convirtión en el museo más visitado de la diputación de Aisne.

Al combinar una red de galerías subterráneas con escenografía contemporánea, la Cueva del Dragón pone de manifiesto los elementos de un pasado impregnado de recuerdos. Usando modernas técnicas de animación, objetos, material de archivo audiovisual y filmaciones de vídeo, ofrece a los visitantes una mirada al interior del infernal día a día de los soldados en el frente en la Primera Guerra Mundial.

Caverne Du Dragon
                                              Musealización III

 

Notas sobre la traducción:

  1. Chemin des Dames, carretera de montaña que discurre, a lo largo de unos 30 kilómetros, entre los valles de los ríos Aisne y Ailette. Adquirió su nombre en el siglo XVIII al ser utilizada con frecuencia por Victoria y Adelaida, las Damas de Francia, hijas del rey Luis XV, al ser, pese a su estado, la ruta más corta entre París y Château de Boves, y que las doncellas recorrían para ir a visitar a la Condesa de Narbona – Lara.
  2. Aisne, diputación francesa de la región de Picardie, al norte del país, uno de los 83 departamentos originales creados durante la Revolución Francesa, el 4 de marzo de 1790. Toma su nombre del río homónimo que recorre la región y baña la ciudad de Soisson.
  3. Soisson, ciudad situada en la ribera del Aisne, fundada en tiempos del emperador César Augusto.
  4. Ailette, afluente del rio Oise. Escenario de combates en la Primera Guerra Mundial, al discurrir parte de su curso en paralelo al Chemin des Dames.
  5. Laon, capital de la diputación de Aisne tras la Revolución Francesa.
  6. Jeune Chambre Economique, Consejo Económico para la Juventud, fundado en 1915.
  7. Souvenir Français, fundada en 1887 en las diputaciones de Alsacia y Lorena, para el mantenimiento de los monumentos a los caidos y de la memoria bélica.
Caverne du Dragon
                                                    Caverne du Dragon en la actualidad       

 

Agradecimientos:

Gracias sinceras a Isaac Enrich Martínez y a su formación L´Horrible Passion, por haberme permitido incluir el tema “The League of Nations”, que pone música a este artículo y forma parte de la recopilación “Tribute to the Dead Soldiers (1914-1918)”.

Para más información sobre su trabajo podeis visitar su página, www.facebook.com/LHorriblePassion o escribirle a la dirección horrible.passion.band@gmail.com

 

BIBLIOGRAFIA:

  • CASANOVA GÓMEZ, Marina y otros, “Historia Contemporánea” Editorial Universitas, Madrid 2010
  • ROBERTS, J. M. , “Historia Universal” Colección Grandes Obras de la Cultura, RBA Editores, Madrid 2009
  • DE LA TORRE GÓMEZ, Hipólito y otros, “Historia Contemporánea (1914 – 1989),  Editorial Universitaria Ramón Areces, Madrid 2011

GALERIA DE IMAGENES:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA