Los Fastos Romanos de Otoño: October Equus, El Caballo de Octubre

October Equus
Dios Marte y caballo embridado. Cosa, Etruria, 273-250 a. C.

El salto de cazadores a recolectores que los humanos protagonizamos durante el Neolítico trajo consigo la estabulación del ganado y la domesticación de ciertas especies, que se emplearon no sólo como fuente de alimento, sino también como valiosos ayudantes en las tareas de carga, arrastre y transporte.

En ese sentido, un animal como el caballo ha acompañado al hombre durante toda su historia, y se ha mostrado como un elemento fundamental en la expansión de pueblos e imperios a lo largo del tiempo. Pero, tal y como descubriremos a continuación, el noble cuadrúpedo estaba igualmente sometido a prácticas de sacrificio ritual. 

RITUALES ROMANOS DE LOS IDUS DE OCTUBRE

Cada 15 de Octubre se celebraba en Roma el October Equus, el Caballo de Octubre, por el que se daba muerte a uno de estos especímenes, cuya cabeza se disputaban los habitantes de dos barrios de la ciudad.

October Equus
                                                              Campos de Marte

El sacrificio tenía lugar en el Campus Martius, el Campo de Marte, que albergaba un templo al Dios de la Guerra, y que se extendía al Norte de la Muralla Serviana, que había sido edificada por mandato de Servio Tulio, sexto rey de Roma. Limitaba al Sur con el Capitolio, y al Este con el Monte Pincio. El Río Tíber circundaba todo el conjunto, formando un gran meandro.

El animal escogido ocupaba el flanco derecho de la biga, o carro tirado por dos caballos, ganadora en las carreras que se celebraban, y su cabeza era disputada, como hemos comentado, por los habitantes de la Subura, una barriada densamente poblada que se localizaba entre las colinas del Quirinal y del Viminal, y los de la Vía Sacra, el corazón de la ciudad, que discurría bajo el Palatino, entre el Coliseo y el Capitolio.

Qctober Equus
                                                                Biga Romana

De ganar los primeros, era llevada la cabeza a la Torre Mamilia, punto de referencia de la ciudad. De hacerlo los segundos, se depositaba en el Palacio Real, situado en la Vía Sacra, a donde se llevaba, también, la cola del animal, de la que extraían la sangre, a fin de emplearla en otro ritual, que debía ser el celebrado cada 21 de Abril, día de la Fundación de Roma, que contaba con la presencia de las Vestales y con el uso de elementos considerados sagrados, como la sangre de caballo, tal y como Ovidio recuerda en el volumen IV (733 – 734) de su obra Fastos. Publicada en torno al año 12, la obra nos ilustra sobre el calendario romano, explicándonos el origen de los nombres de los meses y de las fiestas, además de alusiones históricas y astronómicas.

Sobre el origen y significado del October Equus existen diversas interpretaciones, que fueron condensadas por Plutarco en sus Cuestiones Romanas (97), obra menor sobre costumbres romanas, en la que sostiene que, tras las carreras de carros celebradas durante los Idus de Octubre, el caballo de la derecha en el carro vencedor era sacrificado y ofrecido a Ares, Dios griego de la Guerra, Marte, para los romanos. La cola era depositaba en el Palacio Real, y la sangre de ésta era esparcida en torno a un altar, al tiempo que la cabeza era disputada por  los habitantes de la Subura y de la Vía Sacra.

Para Plutarco, el ritual respondería a la creencia de que Troya había sido conquistada empleando un caballo, que había de ser sacrificado como castigo llevado a cabo por “nobles descendientes de los troyanos unidos como hijos de los latinos”. Otra posible explicación vendría dada por el carácter atrevido y marcial del animal, cuya muerte representaría un ofrecimiento de fuerza y de victoria al dios.

                                             October Equus

Sin embargo consideran los eruditos que es Ovidio en “Fastos” (246 L) quien proporciona la explicación más ajustada a los hechos históricos. “La testa del animal a sacrificar era coronada con panes a fin de favorecer la cosecha; se ofrecía un caballo en vez de un buey por que el caballo, a diferencia de aquél, tenía que ver con la guerra”.

Por el contrario, estudios recientes ponen en relación el Caballo de Octubre con las Meditrinalias, las Fiestas de la Vendimia, que se celebraban cada 11 de ese mismo mes, y destacan el uso de la sangre de la cola del caballo sacrificado en la fiestas de Abril, dos días antes de las celebraciones del 23, en las que se consumía el último vino cosechado. Se cree, también, que la presencia de la realeza en los rituales de los Idus de Octubre podría revelar el carácter real del vino, sacralizándolo como bebida del rey.

Si bien las fuentes parecen coincidir en ubicar la ceremonia en los Campos de Marte, ¿cuándo y en dónde se sacrificaba exactamente al animal? Un calendario de festividades del año 354 d. C. señala el 15 de Octubre con la leyenda “Equus ad Nixas fit”, que nos proporciona una indicación topográfica importante que permite localizar el lugar del sacrificio del Caballo de Octubre. El término Nixae, que se explica como una derivación de Ilizie, los dioses griegos protectores de los nacimientos, debido, quizás, a la presencia de un monumento en el que estaban representados, debe indicar una zona del Campo de Marte a la orilla del Tíber, entre los puentes Cavour y Víctor Manuel II, o puente Neroniano.

October Equus
                                                               Puerto Romano

Es aquí donde debía encontrarse el altar del sacrificio del Caballo de Octubre, que otras hipótesis lo sitúan en el altar de Marte, pero precisamente es esta zona la que albergaría el portus vinarius, el muelle del vino, que se asocia con el topónimo ciconiae, las cigüeñas, referido, quizás, a las grúas utilizadas para la descarga de las mercancías desde las naves. La presencia de este muelle del vino, que se considera ubicado cerca de la plaza de Nicosia, o en el lugar que más tarde ocupará el puerto de Ripetta, se utiliza para probar la relación entre los rituales de los Idus de Octubre con el ciclo festivo del vino.

El topónimo ciconiae Nixae, interpretado unas veces como único lugar, otras, en cambio, como dos lugares diferentes, debía encontrarse también en estrecha conexión con el Trigarium, uno de los circos de Roma, llamado así porque acogía las carreras de trigas, carros tirados por tres caballos. El Trigarium tenía que ser el lugar de la carrera de donde salía ganador el caballo a sacrificar, y se suele localizar en la zona adyacente al ciconiae Nixae, es decir, en la zona afectada por la actual Vía Julia y la Avenida Víctor Manuel II, en el tramo largo del Tíber, que va desde el Puente de Nerón, o Puente Víctor Manuel II, al Puente Sisto.

Desde aquí, una vez efectuado el sacrificio, mientras que un sacerdote corría a llevar la cola del caballo al Palacio Real, en el Foro Romano, debía tener comienzo el reto entre Subura y Vía Sacra para hacerse con la cabeza del caballo. Dada la naturaleza marcial del sacrificio, se puede suponer que la “no levis contentio”, la “no leve contienda”, debía basarse en la fuerza, en un duro enfrentamiento físico, que habría llevado al ganador la posibilidad de denominarse por propio derecho el barrio con la cabeza del Caballo de Octubre.

Artículo original y webgrafía:

Imágenes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA