El Fragmento Molar BL-05, Primer Diente Humano Fósil Hallado en Orce

BL-05
                      Dr. D. José Gibert Clols

Hace poco más de dos años y medio saltaba a los medios especializados la noticia del hallazgo en Orce de un diente fósil perteneciente a un niño, un varón de unos diez años de edad, cuya antigüedad se estimó en 1,4 millones de años. El artículo científico que detallaba el hallazgo, presentado a la prestigiosa revista “Journal of Human Evolution” por el equipo que sigue al frente de las excavaciones en la comarca granadina, fue retirado casi de inmediato por los editores, que pidieron a sus autores que procedieran a su rectificación. ¿Por qué lo hicieron? 

Por dos razones fundamentales, la pieza dental no era la primera en ser descubierta, sino la segunda, y por tanto, se debía mencionar a los autores de los trabajos precedentes, que no eran otros que el Dr. Gibert y sus colaboradores, a los que no se hizo la más mínima referencia, toda una muestra de falta de rigor científico y, por qué no decirlo, de profundo desprecio a la labor investigadora de unos colegas de profesión.

En este post os propongo una publicación del año 1999, traducida por un servidor, que resulta harto clarificadora. Al final de la misma, podéis encontrar el enlace con el que acceder al texto original en Inglés, al que os remito, si lo deseáis, para consultar la bibliografia, así como las imágenes para su visualización, que no he podido adjuntar a la traducción por incompatibilidades informáticas; también, el contenido de los pies de página de cada fotografía, en el orden en que éstos aparecen en su formato original. Además, como ya hice en un artículo anterior, he pensado en agregar un glosario de términos para facilitar su comprensión. A fin de hacer su lectura más amena, he incluido diferentes imágenes, no las originales, como ya he explicado más arriba. Para justificar mis afirmaciones, finalmente, dos enlaces de dos medios periodísticos diferentes, en los que se informa de la retirada del artículo en cuestión.

Antes de entrar en materia, quiero agradecer al Dr. D. Francesc Ribot su amabilidad y cooperación, haciendo posible que os pueda ofrecer esta información, y a todos vosotros vuestro seguimiento y apoyo. 

Andrés.

HUMAN EVOLUTION Vol. 14 – N. 1-2 (3-19) – 1999

Fragmento Molar BL 5-0: el Resto Humano más antiguo encontrado en el Plio-Pleistoceno de Orce (Provincia de Granada, España)

J. Gibert, LI. Gibert, S. Albadalejo, F. Ribot, F. Sánchez, E. Gibert

lnstitut Paleontológic “M. Crusafont”, Diputació de Barcelona, Carrer de l’Escola Industrial, 23, 08201 Sabadell, Barcelona, España

 

Palabras clave: resto dental humano, Plio-Pleistocene, Orce, Spain

Traducción: A.

BL-05
                           Fragmento molar BL-05

Un fragmento molar originario del Plio–Pleistoceno del yacimiento Barranco León 5 en Orce, se ha revelado como perteneciente al género Homo, mediante los análisis (en cuanto a la disposición de las estrías) de Retzius y de bandas Hunter–Shreger [HSB] de su esmalte, de presencia de surcos en la superficie de piezas dentales definitivas, y del grosor del esmalte, en comparación con los dientes de mamíferos de tamaño similar de otras especies.

Antecedentes

Aún cuando los restos hallados en Boxgrove, Inglaterra (Roberts y equipo, 1994; Stringer y equipo, 1998) y Atapuerca, en el Norte de España (Carbonell y equipo, 1995) demuestran que Homo se estableció en la Europa del Pleistoceno Medio inicial, hay restos humanos y artefactos paleolíticos mucho más antiguos en Orce, en el Sur de España, que testifican que la presencia humana en Europa se enmarca en los límites del Plio–Pleistoceno. La identificación de la subcronología magnética Olduvayense en el yacimiento número 7 en el Barranco de Orce [BO–7] (Agustí y equipo, 1997), a menos de 150 metros del yacimiento número 5 en Barranco León [BL–5], respalda fuertemente la atribución de una antigüedad similar a éste y a su conjunto, que incluye parte de la raíz y de la corona de un diente humano [BL–5 Homínido], artefactos paleolíticos y restos de fauna.

BL-05
                                                             Acceso a los yacimientos

En 1983, un fragmento craneal humano [VM–0] fue localizado en un conjunto de fauna Plio – Pleistocena en el yacimiento de Venta Micena en Orce (Gibert, Agustí y Solà-Moyà, 1983). La reciente investigación que ha confirmado su pertenencia a un humano joven (Gibert, Campillo, Arqués y equipo, 1998) está del todo corroborada por análisis bioquímicos e inmunológicos (Borja, García-Pacheco, García-Olivares y equipo, 1997; Borja, García-Pacheco, Ramírez-López y García–Olivares, 1992; Gibert, Campillo, Arqués y equipo, 1998), a pesar de la continua controversia provocada por la opinión de que VM–0 podría haber pertenecido a un équido joven (Agustí y Moyá–Solè, 1987; Moyà–Solè y Agustí, 1989; Moyà–Solè y Köhler, 1998; Palmqvist, 1998); sin lugar a dudas, las excavaciones en Venta Micena han proporcionado, además, diáfisis de húmero humanas – un espécimen humano muy joven (VM-1960: Gibert, Sánchez, Malgosa, Walker y equipo, 1992; Gibert, Sánchez, Malgosa y Martínez, 1994; Sánchez y equipo, este volumen y referencias) – y un fragmento de un adulto [VM–3691, ibid.].

BL-05
   Fragmento craneal humano VM–0

Una falange humana completa [CV–0], y dos fragmentos de húmeros humanos [CV–1 y CV–2] también han sido descritos en la cavidad kárstica de Cueva Victoria, cerca de Cartagena, en la provincia de Murcia, a 200 kilómetros al este de Orce (Gibert y Pérez-Pérez, 1989; Gibert y Pons-Moyà, 1984; Gibert, Pons-Moyà y Ruz, 1985, 1989; Gibert, Sánchez, Malgosa, Walker y equipo, 1992; Sánchez y equipo, este volumen y referencias; Santamaria y Gibert, 1992), que presenta un conjunto de fauna comparable a Venta Micena y cuya asociación a la Era Pleistocena Inferior es incontestable, pese a que no se ha hallado artefactos paleolíticos. En Orce, por el contrario, muchos artefactos paleolíticos del Pleistoceno Inferior han sido extraídos de estratos sellados, especialmente en Barranco León 5 y Fuente Nueva 3a (Gibert, Gibert, lglesias y Maestro, 1998; Gibert , J., lglesias, A., Maillo, A. y Gibert, Ll., 1992; Martínez y equipo, 1997; Roe, 1995; Tixier y equipo , 1995), y tanto marcas de corte en huesos animales como rotura intencional de huesos mediante percusión, están ambas documentadas en el yacimiento de Venta Micena (Gibert, Ferrández y equipo, 1992; Gibert y Jiménez, 1991; Jiménez y Gibert, 1992).

Antecedentes geocronológicos geológicos

El sector Noreste de la depresión Guadix–Baza en el Sureste de España (Fig. 1) muestra una secuencia sedimentaria continental de unos 100 metros de espesor, que representa una sedimentación continental desde el Pleistoceno Medio hasta el Pleistoceno Superior. Los afloramientos sedimentarios del Plio–Pleistoceno corresponden a cinco ciclos deposicionales desigualmente conformados (Fig. 2), empezando cada uno de ellos con sedimentos fluviales y finalizando con sedimentos lacustres – dependiendo la deposición de unos u otros de la altura relativa del nivel de la laguna que, a un tiempo, reflejaba oscilaciones climáticas globales.

BL-05
         Localización de los yacimientos y detalles geológicos y faunísticos

El depósito BL–5 yace sobre un lecho de arena fina que formaba parte del área distal de un pequeño sistema aluvial. En 1995, la excavación de 20 m2 en la zona desveló parte de un molar humano (Fig. 3) y una mandíbula de Hippoptamus amphibius antiquus en presencia de unos 100 artefactos paleolíticos; la fauna incluye Castillomys cf. crusafonti, Mimomys sp., Allophaiomys pliocaenicus y Equus granatensis. El yacimiento de Venta Micena [VM] era un cubil que usaban los carroñeros (Gibert & Caporicci, 1989; Martínez, 1992 a,b). Una característica intrigante del conjunto es la presencia de marcas de corte en huesos y signos de rotura intencional mediante percusión en otros (Gibert, Ferrández y equipo, 1992; Gibert y Jiménez, 1991; Jiménez y Gibert, 1992) y, ya que también incluye enmangues evidentes, hay muestras implícitas de actividad humana esporádica en la zona, aunque los restos humanos muestran pruebas de actividades carnívoras.

Los análisis estratigráficos sitúan a Venta Micena entre Barranco León 5 [BL-5] y Fuente Nueva 3a [FN–3a], en el Pleistoceno Inferior, de acuerdo con la fauna de VM: Homo sp., Desmana sp., Allophaiomys pliocaenicus, Apodemus aft. mystacinus, Castillomys crusafonti ssp., Eliomis intermedius, Hystrix major, Prolagus capensis, Oryctolagus cf. lacosti, Ursus etruscus, Canis etruscus, Canis falconeri, Vulpes praeglacialis, Homotherium latidens, Megantereon whitei, Lynx sp., Pachycrocuta brevirostris, cf. Meles, Mammuthus meridionalis, Equus granatensis, Stephanorhinus etruscus, Hippopotamus amphibius antiquus, Praemegaceros sp., Cervidae gen et sp. indet., Praeovibos sp., Bovini indet. (aft. Bubalus), Soergelia minor, Hemitragus alba, Testudo sp., Lacerta sp., Opidia indet., Rana sp., and Charadriiforme indet. (aft. Laridae) (Fig. 3).

El yacimiento 3a de Fuente Nueva [FN–3a] estaba situado próximo al borde del lecho, y su afloramiento sedimentario refleja el entorno ambiental del margen de la laguna, que contenía cantidades variables de detritus y de materia orgánica. La excavación sistemática de 1995 descubrió numerosos artefactos paleolíticos asociados a restos de grandes mamíferos en un contexto de fauna formada por Mimomys sp., Hystrix major, Allophaiomys sp., Hippopotamus amphibius antiquus, Mammuthus meridionalis, Stephanorhinus etruscus, Equus granatensis, Praemegaceros sp., Cervus sp., Bovini indet., Hemitragus sp., Megantereon sp. y Ursus sp. (Fig. 3).

Las determinaciones paleomagnéticas demuestran la presencia de cinco episodios de polaridad normal en una sección geológica cerca de Galera, justo al Oeste de Orce, otro, en la sección del Barranco de Orce y, probablemente, otro en la sección de Fuentenueva (Fig. 2, 3). La subcronología magnética de Olduvai ha sido identificada en el yacimiento 7 de Barranco de Orce [BO–7] y puesto que, sólo a 150 metros dirección Este, Barranco León 5 [BL–5] yace en el mismo estrato, y que ambos yacimientos presentan fauna similar, es del todo razonable asignar BL–5 a la subcronología magnética de Olduvai (Garcés, 1993; Garcés y equipo, 1997; Gibert, Arribas y equipo, 1994; cf. Agustí y equipo, 1997), y, en consecuencia, el fragmento molar homínido BL 5–0 tiene que pertenecer también a esta época temprana.

Fragmento molar homínido

Sólo la caras mesiales de la corona y de la raíz se salvaron después de que el diente sufriera una antigua fractura bucolingual que no fue, sin embargo, paralela a su eje bucolingual (Fig. 4, 5a, 5b). La corona presenta el aspecto de un fuerte desgaste y la dentina está expuesta en la superficie oclusal. El fragmento correspondía a un molar adulto superior, probablemente, del lado izquierdo. La altura de la corona en la cara mesial es de 4, 6 mm, y la longitud de la raíz rota es de 2,9 mm. El espesor máximo del esmalte es de 1,2 mm.

Material y métodos de investigación

BL-05
          Estrías de bandas Retzius y Hunter–Shreger

Los avances tecnológicos y metodológicos permiten una identificación inequívoca de BL 5–0 como humano, como se expone a continuación:

  • Estrías de bandas Retzius y Hunter–Shreger (H–S) se localizaron e investigaron con un analizador de luz polarizada acoplado a un microscopio binocular equipado con una cámara y con una fuente de luz fría (Itralux 5000) con polarizadores. A fin de mejorar el contraste durante la observación y la toma de fotografías, BL 5–0 se sumergió en alcohol. La última estría superpuesta se localizó en la zona fracturada del esmalte , y las bandas H–S podían ser seguidas a lo largo de casi todo el fragmento de la corona. La posición de las bandas, y los ángulos que formaban con la dentina, nos permitió separar las formas arcaicas de Homo de las modernas (cf. Benyon y Wood, 1987). El paralelismo entre patrones de bandas H–S permitió distinguir el patrón humano del que no presentaba tal paralelismo hallado en 3 de cada 4 carnívoros, tal y como Stefen y Rensberger (1995) han descubierto en hienas y, por extensión, en molares de otros carnívoros (particularmente, los de oso).
  • Los patrones en prisma del esmalte fueron examinados mediante escaneado por microscopía de electrones (SEM). Boyde (1964, 1965) agrupó los patrones en tres categorías: 1, 2, y 3. Los homínidos presentan patrones de tipo 3, junto con carnívoros, pinípedos y prosbocídeos (Boyde, 1965, 1971). Gantt y colaboradores los patrones tipo 3a y 3b, identificando los primeros en hominoides, y los últimos en Australopithecus y Homo (Gantt, 1982; Gantt y Cring, 1981; Gantt, Pilbeam y Steward, 1977). El fragmento BL 5–0 se fijó a una chincheta con un adhesivo conductor y se fotografió mediante SEM a bajo voltaje, sin procesamiento posterior. Las imágenes SEM revelaron, además, surcos sobre el esmalte de piezas dentales definitivas.
  • Se comparó en diferentes grupos de mamíferos los cambios en el grosor del esmalte, ya que ese parámetro es una característica clave en la identificación de especímenes de Homo (Boyde, 1964, 1965, 1971, 1978), Gantt (1977, 1979), Gantt y equipo (1977), Lavelle y equipo (1977), von Koenigswald (1977). BL 5–0 se comparó con diferentes grupos de mamíferos (especialmente, la tercera sección molar de Ursus).
BL-05
Gustaf Magnus Retzius (1842-1919)

Resultados

La microscopía de baja frecuencia, según Benyon y Wood (1986, 1987), permitió la observación de las estrías de bandas Retzius y H–S en la superficie fracturada del esmalte interno. La disposición de las bandas H–S fue también observada en la superficie bucal (Fig. 6). La primera estría de Rezius de la parte superpuesta del esmalte tenía continuidad por todo el esmalte, permitiendo así que los datos proporcionados por Beynon y Wood (1986), aquí publicados, fueran comparados con nuestros hallazgos en BL 5–0 como a continuación se muestra: ángulo de la estría de Retzius, 30 – 33 grados; ángulo H–S, 50–68 grados; espesor del esmalte 1,2–2,1 mm.

La posición de la última estría superpuesta sugiere que BL 5–0 perteneció a un Homo primitivo (cf. Benyon y Wood, 1987) (Figs. 7, 8). Con la técnica SEM se observaron otras características importantes. El patrón prismático del esmalte era visible junto a la base de la corona, y corresponde al tipo 3b (laparoscópico) (Figs. 9a, 9b) (cf. Gantt y Cring. 1981). Se observaron surcos en las superficie de la pieza (Fig. 10). El espesor del esmalte en BL 5–0 es característico de Homo y le separa de los dientes de pequeños artiodáctilos, cerdos, carnívoros (osos, en particular) y cercopitécidos (Fig. 11).

Debate

BL 5–0 se distingue de las piezas dentales de mamíferos diversos en cuanto a tamaño comparado. Ya se ha comentado que los dientes humanos se distinguen de los de las hienas. Al mismo tiempo, a BL 5–0 se le puede diferenciar de los dientes de cercopitécidos, carnívoros, félidos, cánidos, úrsidos, suidos, y pequeños artiodáctilos: éstos se distinguen de BL 5–0 en términos de espesor del esmalte (Fig. 11), distribución del esmalte en la corona, bandas H–S no paralelas en contraposición a las paralelas (Fig. 6), patrón prismático del esmalte (Figs. 10a, 10b) y presencia o ausencia de surcos en la superficie de la superficie de la pieza (Fig. 12).

Conclusiones

Los análisis de la fauna asociada a BL 5–0, la posición estratigráfica, y los hallazgos paleomagnéticos totalmente sugieren que BL 5–0 es el resto humano conocido más antiguo de Europa. Por extensión, Barranco león 5 [BL– 5] y Fuentenueva 3a [FN–3a]. Esto implica que el Plio–Pleistoceno de Orce contiene los yacimientos paleoantropológicos más antiguos de nuestro continente.

Agradecimientos

El Prof. B. Chiarelli y el Dr. J. Moggi–Cecchi nos ayudaron e hicieron sugerencias constructivas que han perfeccionado este informe. Agradecemos enormemente la ayuda del Dr. Fontarnau con el SEM y las conversaciones con el Dr. A. Ruiz–Bustos sobre bioestratigrafía y geología. Este estudio ha sido apoyado por el proyecto de investigación DCICYT PB94–1222–CO2–01 del Ministerio Español de Educación y Ciencia.

Hasta aquí el artículo. A continuación, procedo a detallar toda la información adicional que he comentado justo al principio.

Pies de página

Consultar documento original: Gibert et al-1999-Molar tooth fragment BL-0  

Fig. 1: Distribución geológica de la depresión Guadix – Baza, Sureste de España.

Fig. 2: Correlación general de diferentes secciones estratigráficas en la región de Orce, incluyendo las secciones donde existen datos paleomagnéticos: la secuencia estratigráfica muestra en alta resolución ciclos deposicionales desigualmente conformados con sus líneas temporales. La mayor parte de los yacimientos paleontológicos en la zona oriental de la región yace sobre un manto de detritus (7) formado por sedimentación palustre incluida en el ciclo 3 de la secuencia deposicional lacustre de Orce, y su fauna pertenece a un único grupo que se encuadra cronológicamente con el episodio magnético Normal definido en el Barranco de Orce y Fuentenueva, interpretado como la subcronología magnética de Olduvai por varios autores.

Fig. 3: Columna estratigráfica simplificada que muestra la sucesión de yacimientos, artefactos pétreos y restos humanos, así como de especies de relevancia bioestratigráfica.

Fig. 4: Posible orientación del fragmento dental BL5-0

Fig. 5a, b: BL5-0: A: cara fracturada del esmalte. B: vista mesiolingual de la corona y de la raíz.

Fig. 6: BLS-0: fotografía de luz polarizada que muestra bandas Hunter-Schreger paralelas.

Fig. 7: BL5-0: fotografía de luz polarizada que muestra estrías de Retzius y bandas Hunter-Schreger.

Fig. 8: Disposición de la última superposición de estrías en BL5-0, piezas dentales de primeros humanos y de humanos modernos, de acuerdo con los criterios de Beynon y Wood (1986).

Fig. 9 a, b BL5-0: Micrografías mediante escaneado de electrones que muestra el patrón prismático de esmalte de tipo 3b.

Fig. 10 a, b: Micrografía por escaneado de electrones de una porción de BL5-0 que muestra (a) surcos en la superficie mesial, y (b) surcos en la superficie mesiolingual erosionada por el transporte.

Fig. 11: Representación esquemática de espesor del esmalte en secciones cruzadas de piezas dentales de diferentes mamíferos. Se indica el espesor del esmalte. CV: Cueva Victoria; VM: Venta Micena.

Fig. 12: Presencia o ausencia de surcos en la superficie de piezas dentales definitivas.

Referencias bibliográficas

Consultar documento original: Gibert et al-1999-Molar tooth fragment BL-0  

Glosario:

  • ibid., ibidem, abreviado ib. o ibíd., voz latina que significa «en el mismo lugar» y se usa en las citas o notas de un texto para referir a una fuente que ya fue declarada en la cita previa. La abreviatura ibíd. sólo hace referencia a la cita inmediatamente anterior, significando que ambas citas se tratan del mismo autor y del mismo libro, por ello esos datos no se colocan nuevamente y solo se señala la página correspondiente en cada caso.
  • Plio-Pleistoceno, división de la Era Cuaternaria cuyo límite propuesto por el Working Group on the Pliocene-Pleistocene Boundary [Grupo de Trabajo en Límites del Plio-Pleistoceno] de la I.U.G.S. (International Union of Geological Sciences) Commission on Stratigraphy [Comisión de Estratigrafía de la Unión Internacional de Ciencias Geológicas], recalibrado más recientemente y aceptado por la Stratigraphic Commission (Comisión Estratigráfica) de INQUA, International Union for Quaternary Science [Unión Internacional para la Ciencia Cuaternaria], establece una edad de 1,8 M.a. para el límite inferior del Pleistoceno.
  • cf., una abreviatura del latín confer, comparar, consultar, confrontar”.
  • aft., del Inglés, “after”, después, tras de, a continuación de.
  • Lingual, cara del diente que mira hacia el interior, hacia la lengua. Este término se utiliza para la arcada inferior. Es la cara posterior de los dientes inferiores.
  • Oclusal, superficie masticatoria de premolares y molares, con que se trituran los alimentos, su principal función.
  • Mesial, dirección o cara del diente que apunta a la línea media, hacia el centro, o a una línea imaginaria que divide al ser humano por la mitad en dos trozos simétricos. Teniendo en cuenta esto la cara mesial del incisivo central superior derecho contacta con la cara mesial del incisivo central superior izquierdo. Todo aquello que tenga dirección mesial tendrá dirección al diente que tiene más anterior a él mismo. Es fácil acordarse ya que se puede aprender una regla nemotécnica como que mesial=medio refiriéndose a la línea media.
  • Distal, cara del diente que se aleja de la línea media. Los términos mesial y distal se definen dentro del concepto médico de la posición anatómica.
  • Retzius, Gustaf Magnus (1842-1919), excelente morfólogo (especialista en Anatomía e Histología) y un gran cultivador de la Anatomía Comparada así como de la Antropología Física.
  • Bandas Hunter-Schreger , HSB, son una característica del esmalte de los dientes de los mamíferos, sobre todo, placentarios. En las bandas Hunter-Schreger, prismas de esmalte se disponen en capas de espesor variable y en ángulos apropiados unos con otros, fortaleciendo el esmalte y evitando la propagación de fracturas a lo largo de la pieza.
  • Cercopitécidos, monos del viejo mundo, Cercopithecidae, familia de primates que incluye numerosos géneros y especies, como son babuinos y macacos. Originarios de África y Asia, ocupan diferentes ecosistemas, selva tropical, sabana, y zonas montañosas. Familia a la que pertenece el extinto Theropithecus Oswaldii, un babuino gigante, de unos 70 kilogramos de peso, oriundo de África y pariente del actual Babuino Gelada, y del que el equipo dirigido por D. Luis Gibert y por D. Carles Ferrández encontró cinco molares en Cueva Victoria, en Cartagena, provincia de Murcia.
  • Pinípedos, cetáceos y sirenios. Se dividen en tres familias: otáridos (osos, lobos y leones marinos), fócidos (focas) y odobénidos (morsas).
  • Prosbocídeos, elefantes.
  • Cratón, o cratógeno (del griego Kraton, cuenco muy plano), masa continental que, desde un lejano pasado geológico, no ha sufrido fragmentaciones o deformaciones, no han sido afectadas por movimientos orogénicos. Tienden a ser llanos, o presentan relieves bajos, de formas redondeadas y rocas arcaicas. Se divide en provincias o zonas geológicas, que presentan características geológicas comunes.
  • Neógeno, división de la escala temporal geológica y que comprende las épocas Miocena y Pliocena.

Enlaces periodísticos

Galería de Imágenes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA