El Osario de la Abadía Cisterciense de Sedlec

Osario de Sedlec
                                                                        Kutná Hora

Kutná Hora, un nombre que a voz de pronto no sabríamos con qué identificar, define a una ciudad de origen medieval situada en el corazón de la República Checa y que la UNESCO incluyó en su Lista de Ciudades Patrimonio de la Humanidad en 1995. Se la conoce cariñosamente como “Ciudad de plata” o “Caja del tesoro del país”, porque gracias a que ese preciado metal venía siendo extraído de sus minas desde el siglo X, el entonces Reino de Bohemia [1] vivió un espectacular desarrollo. La mayor parte de la producción se destinaba a nutrir las cecas, para acuñar moneda. Desde la Casa de la Moneda y desde la llamada Corte Italiana (el rey de Bohemia, Venceslao II, mandó llevar a la corte a expertos florentinos) se acometió una reforma monetaria. 

Osario de Sedlec
                                                           Iglesia de Santa Bárbara

Además de la minería, la viticultura era otra actividad tradicional en Kutná Hora, que a día de hoy está nuevamente en alza. Entre los numerosos ejemplos de la belleza de su casco histórico destaca especialmente el de la Iglesia de Santa Bárbara, una de sus numerosas joyas arquitectónicas. Pero todo ello no es lo único que Kutná Hora tiene que ofrecer.

Osario de Sedlec
            Abadía Cisterciense de Nuestra Señora de la Asunción y San Juan Bautista

A un par de kilómetros del centro de la ciudad encontramos el barrio de Sedlec, con su abadía cisterciense [2], Nuestra Señora de la Asunción y San Juan Bautista, que data de 1320, año en que se terminó de construir. La Iglesia de Todos los Santos, de estilo gótico medieval, se ubica en el cementerio de la abadía. En su capilla subterránea, una de las dos que presenta, se aloja el Osario de Sedlec, en el que se custodia los restos mortales de nada menos que cuarenta mil personas, todo un recordatorio de lo efímera que es la vida, que se nos va, como el título de la obra del genial pintor español Juan Valdés Leal, “In Ictu Oculi”, en un abrir y cerrar de ojos.

Osario de Sedlec
                      “In Ictu Oculi”, Juan Valdés Leal (1622-1690)

Cuenta la historia que Enrique, que así se llamaba el abad del monasterio cisterciense de Sedlec, fue enviado a Tierra Santa por el rey Ottokar II de Bohemia en 1278, padre de Venceslao II. A su regreso trajo consigo una pequeña cantidad de tierra que había recogido del Golgotha, “el lugar de la calavera” [3], en lengua Aramea, y la esparció por el cementerio de la abadía.

Osario de Sedlec
                            Wenceslao II
Osario de Sedlec
        Ottokar II, padre de Wenceslao II                                

No sabemos si Enrique llegó a ser consciente o no de las consecuencias de tal gesto, pero su actuación trascendió fronteras de tal forma que Sedlec se convirtió desde ese momento en el camposanto en el que la mayoría de habitantes de Centroeuropa ansiaba ser dado sepultura. Desde que se declara la epidemia de Peste Negra, en 1349, hasta el fin de las Guerras Husitas [4], ya en el siglo XV, miles de personas serían allí enterradas, hasta el punto en que fue necesario ampliar el cementerio. En torno al año 1400 se construyó la iglesia gótica en su mismo centro, que como ya hemos apuntado, presenta una bóveda en el nivel superior y una capilla en el inferior, ésta empleada como osario para los restos procedentes de las fosas comunes que habían sido removidas durante su construcción o, simplemente, para hacer sitio con vistas a nuevos enterramientos. Años después, la iglesia sería pasto de las llamas, quedando abandonada a su suerte.

Osario de Sedlec
                                             Iglesia de Todos los Santos y cementerio

Su restauración no llegaría hasta el siglo XVIII. Entre 1703 y 1710 se edificó una nueva entrada para apoyar la pared delantera, dado que la misma se inclinaba peligrosamente hacia el exterior, momento que se aprovechó para remodelar la capilla superior. Un trabajo de estilo barroco de Bohemia diseñado por Jan Blažej Santini Aichel.

Osario de Sedlec
  František Rint, firma y localidad natal

En 1870 la familia Schwarzenberg [5] contrató al ebanista y carpintero František Rint, a fin de ordenar las pilas de huesos humanos. Según la composición que Rint dejó a la entrada, a modo de firma, era natural de Ceska Skalice, una pequeña ciudad fronteriza entre Polonia y Chequia. Si buscaba protagonismo, es indudable que lo consiguió, porque, tal y como se puede comprobar al visionar el vídeo adjunto, el resultado no deja indiferente, a nadie: una gran lámpara de araña que pende del centro de la bóveda, custodias que flanquean el altar, guirnaldas a base de cráneos, hasta el escudo de armas de los Schwarzenberg, creaciones todas ellas empleando los miles de huesos disponibles, que habían sido meticulosamente desinfectados y blanqueados, y que forman parte de una cosmovisión a la luz de las velas que no tiene parangón en Europa. En el Osario de Sedlec, Vida y Muerte, Muerte y Vida, conviven y se manifiestan de un modo excepcional.

 

Agradecimiento

A Albae Mostazovska, por haber compartido conmigo el vídeo que ha dado pie a este artículo. Con materiales distintos y una perspectiva diferente, ella también se dedica al mundo de la creación artística. Podéis seguir su trabajo en este enlace:

www.facebook.com/albae.mostazovska/hildisvini

Aclaraciones

  1. Nombre con el que se designaba a lo que actualmente es Chequia durante la época medieval. El reino de Bohemia fue miembro independiente del Sacro Imperio Romano Germánico hasta 1805, año en que pasó a formar parte del Imperio Austro Húngaro
  2. Orden religiosa fundada en 1098 en la Abadía de Cisteaux, Císter (Borgoña, Francia), de la que toma su nombre, por Roberto de Molesmes, uno de los Reformadores de la Iglesia
  3. Monte o colina donde crucificaron a Jesús de Nazaret. Presenta numerosas aceociones, en Latín, Calvariae Locus, en Griego, Κρανιου Τοπος (Kraniou Topos), y en Arameo, Golgota o Golgotha. Acepciones todas que significan “lugar de la calavera”, forma que presentaba una de sus laderas. La tradición judía sostiene que allí es donde se encuentra enterrado el cráneo de Adán
  4. Conflictos surgidos tras el ajusticiamiento en 1415 de Jan Hus, teólogo de Bohemia, partidario de la Reforma
  5. Familia aristocrática de la época

Recursos Web

Imágenes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA