Once de Marzo de 2004

Cyrille Martin foto por Irene Ortega
                                           Cyrille Martin en una foto de Irene Ortega

Se cumple hoy trece años de los atentados que aquél fatídico día se llevaron por delante la vida de 192 personas y que dejarían más de 1.800 heridos y mutilados, física y psicológicamente. El Once de Marzo de 2004 marcaría un antes y un después en la historia más reciente de nuestro país, de la que ya forman, tristemente, parte. Tras todo este tiempo y más allá de la verdad “oficial”, se sigue manteniendo un interés más que manifiesto en pasar página y en entorpecer todo intento de esclarecer unos hechos de los que prácticamente nada sabemos. 

Cyrille Martin es un cineasta francés que ha seguido el caso en los últimos años y que ha filmado un documental, desde el punto de vista de un “francotirador”, como a él le gusta autodenominarse, que no es otro que el del alejamiento de toda posición ideológica que pudiera enturbiar una visión objetiva de los hechos.

En una entrevista concedida a eldiario.es, Martin explica las motivaciones que le llevaron a hacer acopio del material que conformaría su documental. Hemos de decir que dicha entrevista fue eliminada de ese medio de comunicación.

El documental, que ha sido obviado por los medios, en general, muestra a las claras los graves fallos que se cometieron durante la investigación y el proceso judicial, conducentes a una sentencia manipulada que se sigue considerando incuestionable y por la presión de instancias que desconocemos. Las voces críticas y los medios de comunicación, escasos, ambos, que se atrevieron a desafiar la versión “oficial”, fueron vilipendiados y desacreditados. Trece años después, ni la Fiscalía, ni el Gobierno, ni los partidos políticos que conforman el Parlamento, ni la mayor parte de los que se dedican al Periodismo, casi nadie, tiene la más mínima intención de esclarecer una trama en la que, presuntamente, estarían implicados agentes de Inteligencia, tanto nacional como extranjera.

Desde aquél día, la vida de cientos de familias cambió para siempre, la historia de España, también. Merecen, merecemos, saber la verdad, por más que el magistrado Gómez Bérmudez, responsable del proceso judicial, se empeñara en afirmar que “España no está preparada para conocer la verdad del 11-M”. Y no olvidar nunca lo que aconteció.

Desde hace trece años, Jamal Zougam, a quien los “testigos” situaron en los cuatro trenes, al mismo tiempo, permanece en una celda de aislamiento. Como principal acusado, afronta una condena de 40.000 años, y no podrá recuperar la libertad hasta dentro de otros 27. ¿Es Zougam el nuevo Caso Dreyfus? Sacad vuestras propias conclusiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA