Polímata

                                                            Thomas Jefferson

“Creo que esta es la ocasión en que se ha reunido más talento y conocimiento en la Casa Blanca, exceptuando, quizá, los días en que Thomas Jefferson cenaba solo”

John F. Kennedy, en un banquete oficial ofrecido a cuarenta y nueve Premios Nobel en su residencia oficial el 29 de Abril de 1962. 

En estos términos se refirió el trigésimo quinto presidente de los Estados Unidos a su antecesor, el tercero en el cargo, para ensalzar la sabiduría y las enormes cualidades de una figura que no sólo se convertiría en uno de los padres de la primera Constitución moderna, sino que, además, sabía componer música, ponerse al frente de yacimientos arqueológicos y disertar sobre Paleontología, diseñar edificios, como el de la Universidad de Virginia, y teorizar sobre Agronomía. Por si se fuera poco, inventó la silla giratoria y perfeccionó el pantógrafo, un instrumento basado en paralelogramos articulados y que sirve para copiar imágenes a escala, aumentando o disminuyendo su tamaño a voluntad. Por todo ello, Kennedy no exageraba en absoluto cuando afirmó que Jefferson era un polímata. ¿Y qué es un polímata?

                                                             Raimundo Lulio

Polímata. Del Griego πολυμαθής ‘polimathós’, significa ‘el que sabe muchas cosas’. Un polímata es una persona de enorme erudición, que sabe de todo y en profundidad. Individuo que se ajusta al ideal renacentista del Homo universalis, del hombre instruído y de ilimitada curiosidad, un modelo del que grandes pensadores como Raimundo Lulio (Ramon Llul), Leonardo da Vinci, Isaac Newton y Thomas Jefferson son representantes.

Referencias bibliográficas:

Imágenes:

 

Los Barcos Balleneros de Nantucket: La Verdadera Historia de Moby Dick

“¡Contempla este hierro, compañero! Son puntas templadas en sangre y forjadas por el rayo… ¡Con este arpón acabaré con la pesadilla de todos los mares!”

[Ahab al capitán del PleasureMoby Dick, capítulo XXV]

Moby Dick
                                    A la caza del cachalote

Si preguntásemos a los seguidores del género de novela de viajes y aventuras por sus títulos preferidos, la mayoría nos respondería que en una biblioteca que se precie no puede faltar un clásico universal como “Moby Dick“, del escritor norteamericano Herman Melville (1819-1891), una obra en cierto modo autobiográfica y que sólo un autor con una vida tan apasionante como la suya habría sido capaz de acometer.  Sigue leyendo Los Barcos Balleneros de Nantucket: La Verdadera Historia de Moby Dick