La Verdadera Historia del Monumento al Ángel Caído del Parque del Buen Retiro

Monumento al Ángel Caído
                                                          La Caída de Lucifer

Recuperamos hoy un artículo sobre un conjunto escultórico que, en su momento, desató una fuerte polémica, lógico, por otra parte, si nos remontamos ciento veinticinco años en el tiempo, hasta finales del siglo XIX. No es el único que se ha esculpido tomando como modelo la imagen de Lucifer, el Ángel de Luz que se rebeló contra Dios, de hecho existen otros, pero, quizás ninguno de ellos muestre tanta belleza como el que nos ocupa.

Antes de pasar a su contenido propiamente dicho, queremos hacer unas puntualizaciones. Para nosotros, como para cualquier historiador que se precie de serlo, la base de todo artículo ha de sustentarse en la información veraz, imparcial y contrastada, siempre. Bastantes errores de bulto y bulos circulan ya, no sólo por Internet, como para no acogerse a esta premisa, aunque reconocemos que no siempre es fácil separar el trigo de la paja. A nosotros así nos habría ocurrido con esta historia si no hubiese sido por la ayuda inestimable que nuestra compañera de carrera Alejandra Hernández Clemente nos brindó en su momento. Y no por falta de rigor o voluntad por nuestra parte, no, sino por la escasa información de la que se disponía al respecto y por la gran cantidad de errores que han sido asimilados como verdades, algunos de ellos subscritos por catedráticos que, como bien sostiene Alejandra, “han hecho un flaco favor a la Historiografía”. Ella ha estudiado en profundidad la figura de Bellver, personaje en torno al cual gira su Tesis Doctoral, un trabajo publicado por la Universidad Complutense de Madrid, que es de libre acceso, que podéis consultar en el enlace correspondiente al final del artículo y que deja al descubierto todas las inexactitudes, intencionadas o no, que se han dado por válidas sobre este episodio de la vida madrileña casi a comienzos del siglo XX.

Monumento al Ángel Caído
       Dña. María del Pilar Osorio

Gracias a su matrimonio en 1852 con Doña María del Pilar Osorio, III Duquesa de Fernán Núñez y una de las mujeres más influyentes de la nobleza española del siglo XIX, Don Manuel Falcó d´Adda y Valcárcel, milanés de nacimiento, activo participante en la independencia de Italia, que ostentó los cargos de senador del Partido Liberal Español, concejal del Ayuntamiento de Madrid y embajador en París, se convirtió en Duque Consorte de Fernán Núnez. El título fue concedido en primera instancia por el rey Fernando VII a Don Carlos Gutiérrez de los Rios, el 23 de Agosto de 1817, y tomó su nombre de la homónima localidad cordobesa.

Monumento al Ángel Caído
                                  D. Manuel Falcó

En 1874, Don Manuel aportó la nada módica cantidad de 50.000 pesetas de la época para llevar a efecto la construcción del futuro Paseo de Carruajes en el Parque de El Buen Retiro, en Madrid, en calidad de “autor o de promovedor del pensamento”, tal y como apunta la revista de la época “La Ilustración Española y Americana”, que en su número 40, fechado el 30 de Octubre de 1874, contiene una breve reseña del acto de inaguración, evento al que  asistió tanto el pueblo llano como la alta sociedad madrileña y que resultó ser todo un acontecimiento.

Monumento al Ángel Caído
       D. Ricardo Bellver y Ramón

Por entonces, un joven escultor madrileño, Ricardo Bellver Ramón (1845-1924), pensionado de número en la Academia de Bellas Artes de España en Roma, empezaba ya a forjarse un prestigio y una reputación. Es en Roma donde, en  1877, esculpe en yeso una imagen de El Ángel Caído en su descenso a los Infiernos. Su réplica en bronce, supervisada por el propio escultor, preside desde 1885 el Paseo de Carruajes, que sería rebautizado como Paseo Fernán Núñez.

Ricardo, criado en el seno de una familia de escultores valencianos, se inicia en el mundo del Arte de la mano de su padre, Francisco Bellver. Tiempo después se trasladará a San Fernando, en cuya Academia de Bellas Artes ampliaría sus estudios para, finalmente, desembarcar en Roma en 1874, gracias a una beca obtenida con la que cursar estudios en la Academia de Bellas Artes de España. De su etapa romana, en la que da buena muestra de su atención al detalle y de su maestría al combinar Neoclasicismo y Romanticismo, destacan sus obras “El entierro de Santa Inés” y “El Ángel Caído”, por la que cobraría del Estado la suma de 4.500 pesetas.

Monumento al Ángel Caído
                           Segunda Edición de “Paradise Lost”, de John Milton

Bellver se inspiraría en la obra del poeta y ensayista inglés,  que vivió bajo el mandato de Cromwell, John Milton (1608 – 1674), autor de “Paradise Lost”, “El Paraiso Perdido”, y con su creación consiguió ganar una de las medallas de oro en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1878, año éste el de su reconocimiento.

Monumento al Ángel Caído
                      D. Francisco Jareño y Alarcón

La escultura se erigió sobre un pedestal diseñado en bronce y piedra por el arquitecto Francisco Jareño y Alarcón (1818-1892) en 1880, uno de los grandes arquitectos españoles del siglo XIX, cuyas obras aúnan funcionalidad y monumentalidad, y denotan su gran esmero tanto en la técnica constructiva como en el diseño. Constructor de numerosos edificios institucionales, como la Casa de la Moneda, ya desaparecida, el palacio sede del Museo Arqueológico y de la Biblioteca Nacional, o la Plaza de Toros de Toledo, labor que compaginó con la Docencia en su cátedra de la Escuela Superior de Arquitectura, y nos dejó un legado arquitectónico del que aún se puede disfrutar en la actualidad, no sólo en la capital de España.

Monumento al Ángel Caído
                                              Fuente Pedestal

Todo el conjunto se exhibió al público por vez primera en 1885, pese a la fuerte controversia suscitada, básicamente por motivos religiosos. Se dijo, incluso, que más de un exorcismo se había practicado en los alrededores para alejar la presencia del Mal y sus influencias negativas. Otra curiosidad, ésta si ha sido certificada, es que Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas descubrieron recientemente que el monumento está situado exactamente sobre una cota de altura de 666 metros sobre el nivel del mar, respecto de la cota de referencia, la de la ciudad de Alicante. Pese al simbolismo propio de este número, no hay nada de esotérico si consideramos que la altura media sobre el nivel del mar de la capital es de unos 650 metros, aproximadamente, aunque la casualidad no deja de resultar chocante, especialmente para los amantes de todo lo relacionado con lo esotérico y sobrenatural.

Monumento al Ángel Caído
                                             Conjunto Escultórico

Emplazada en el Paseo o Boulevard Fernán Núñez, en el Parque del Buen Retiro, en Madrid, la imagen es única por su belleza, Lucifer, atrapado por la Serpiente, va cayendo del Cielo, al tiempo que intenta zafarse con una de las manos del rayo que lo derriba y lo envía hacia el abismo.

El monumento al Ángel Caído es, pues, una de las obras que constituye una parte inseparable del legado artístico de la España Contemporánea. Para finalizar, tal y como Alejandra Hernández hace en su Tesis “Ricardo Bellver y Ramón: su Obra Escultórica. Un Estudio Historiográfico y Documental”, exponemos una relación de hechos que se tornan fundamentales para conocer esta historia en su conjunto, que son los siguientes:

  • Bellver no realizó la escultura para el Conde de Fernán Núñez, ni recibió dinero alguno de este noble. No es un homenaje a esa figura religiosa, sino la creación de un apasionado por la Escultura
  • La estatua fue su tercer envío al Estado Español como pensionado de número en la Academia de Bellas Artes de España en Roma
  • La modeló en 1877 en esa ciudad y fue enviada a Madrid en 1878, donde se expuso en la Exposición Nacional de Bellas Artes, siendo premiada con la Segunda Medalla de Oro de la Exposición
  • A finales de ese año participaría en la Exposición Universal de París pero, dado que el original había sido expuesto en yeso, ante la falta de tiempo para fundirlo en bronce, no pudo optar a premio
  • A principios de 1879 sería fundida en bronce en la Casa Thiebaut Fils de París. El propio escultor supervisó todo el proceso y acometió el cincelado de la escultura.
  • Comprada por el Estado a Bellver por 4.500 pesetas, según tasación del Jurado de la Exposición Nacional de Bellas Artes, y abonando 10.000 pesetas por costes de fundición, ingresó en el Museo del Prado con el Nº 49 de inventario de obras de escultores modernos
  • La obra es propiedad del Museo del Prado, pues los derechos nunca se cedieron al Ayuntamiento de Madrid, según costa en los documentos depositados en el Archivo General de la Administración [AGA], en Alcalá de Henares, Madrid

Webgrafía e imágenes:

Biografías y Vidas

Wikipedia en Español

100 Years Carnegie

Hijos del Rayo: Los Barca y el Dominio Cartaginés en Hispania. Recensión de la Obra

Introducción

La obra cuya recensión nos ocupa, que lleva por título Hijos del Rayo. Los Barca y el Dominio Cartaginés en Hispania es un estudio detallado de esa Hispania prerromana tan apasionante como desconocida, no sólo para el gran público, sino, incluso, hasta para la Historiografía misma, que durante muchísimos llegó a obviar una etapa determinante en la evolución de esa futura romanización que, más tarde o más temprano, alcanzaría todos los rincones de la Península Ibérica y que, a buen seguro, habría seguido un itinere muy diferente sin aquellos precedentes.

Si se me permite, considero interesante hacer una pequeña reseña biográfica de su autor, antes de introducirnos de lleno en el tema motivo de este trabajo.

Manuel Bendala Galán, natural de Cádiz, es Catedrático de Arqueología en la Universidad Autónoma de Madrid. En su Facultad de Filosofía y Letras ocupó el cargo de Decano, desde Marzo de 1992 hasta Febrero de 1995. En sus últimos años en activo, previos a su jubilación en el año 2010, el Profesor Bendala Galán fue responsable creativo y director del Máster en Arqueología y Patrimonio durante tres años. Como docente e investigador, Don Manuel ha recibido numerosos títulos y distinciones, entre los que destacan los siguientes:

  • Miembro del Instituto Arqueológico Alemán, desde 1978
  • Académico de la Academia Sevillana de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría, desde 1979
  • Académico de número de la Real Academia de Doctores desde 2003
  • Patrono del Museo Arqueológico Nacional, y miembro, durante tres años, de su Comisión Permanente
  • Patrono de la Fundación Pastor de Estudios Clásicos
  • Patrono de la Fundación de Estudios Romanos
  • Doctor Honoris Causa por la Universidad de Huelva en 2014

De su amplia bibliografía podemos destacar estos otros trabajos del autor de “Los Hijos del Rayo”:

Pasemos, pues, tras este breve apunte biográfico, a la recensión de la obra.

Recensión

  • Sinopsis

Tomando como referencia los  textos de numerosos autores de las fuentes clásicas romanas, las únicas que se conservan, el Profesor Bendala Galán nos describe el escenario peninsular previo a la llegada del Imperio Bárquida, su desembarco en nuestra costa mediterránea y cómo, gracias a su implantación plena, Hispania va a ir evolucionando hasta convertirse en una potencia mediterránea que haría tambalear los cimientos de la todopoderosa Roma.

  • Contenido de la obra y cuestiones destacadas

A lo largo de sus 376 páginas, Hijos del Rayo. Los Barca y el Dominio Cartaginés en Hispania se articula en seis bloques o capítulos, cada uno de ellos convenientemente reseñado con numerosas anotaciones a pie de página. Los recursos gráficos y visuales, en forma de mapas y fotografías son, igualmente, abundantes, y el autor ha consultado una extensísima bibliografía que se nos ofrece en sus páginas finales.

El capítulo I, como su propio título indica, nos ofrece un sesgo historiográfico del pueblo púnico que, lamentablemente, se ha mantenido a lo largo de los siglos de nuestra historia y que lo presentaba como una auténtica epidemia a la altura de aquella Peste que asolaría la Europa Medieval.

El siguiente capítulo, el II, corresponde a la crónica política y militar. Se describe los enfrentamientos entre ambas potencias, Cartago y Roma, Roma y Cartago, que se enzarzaron en las famosas Guerras Púnicas, haciendo de Hispania y del Mediterráneo un auténtico tablero de ajedrez. Conoceremos a sus personajes, Amílcar, sus hijos, Asdrúbal, Aníbal, Magón, los leones que buscarán la ruina de Roma. Enfrente, Publio Cornelio Escipión, dos concepciones distintas nacidas de una misma formación, la helenística, de impronta sin igual. En el trasfondo, las cuestiones territoriales, Cerdeña, Sicilia, Sagunto, todo un Casus Belli para una contienda de proporciones épicas y que, a día de hoy, se sigue estudiando con profusión en las academias militares más prestigiosas del mundo.

En el capítulo III, el Profesor Bendala nos hace una descripción del escenario hispano peninsular antes de la llegada de los Barca, planteándose la pregunta de los posibles vínculos entre Cartago e Hispania en fechas anteriores al desembarco cartaginés. Cartago fue fundada por navegantes fenicios, de Tiro, un pueblo tan viajero como comerciante. Imbuidos de ese mismo espíritu, las incursiones cartaginesas por todo el Mediterráneo fueron numerosas, Ibiza, Cerdeña, Sicilia, antes de que los Barca pusieran sus pies en la Península Ibérica, que ya contaba con numerosas colonias, fenicias y griegas, y con una presencia púnica y norteafricana nada desdeñable. Los Barca refundarían algunos de esos emplazamientos, en un proceso de expansión en el que el papel de Ibusim, Ibiza, resulta fundamental considerar y revisar.

Los Barca tenían en mente un gran proyecto político para Hispania, que no era otro que el de convertirla en una potencia independiente de Cartago y de subyugar a Roma en la pugna por el control del Mediterráneo, tal y como se describe en el capítulo IV. Como hemos apuntado, refundaron antiguos enclaves y levantaron otros nuevos, siguiendo una política de tinte helenístico, tal era la admiración que profesaba por Alejandro el Grande. Los Barca se sentían reyes hispanos, llegando a desposarse con princesas autóctonas, caso de Imilce, que casará con Aníbal. La identificación de Aníbal con el pueblo y la admiración que éste sentía por su rey, no tiene parangón, incluso en las peores circunstancias lucharon por él hasta la muerte, asimilando e interiorizando profundamente el concepto de fides, de devotio, una admiración de tinte cuasi divino, que la producción monetal y las necrópolis se encargaron de atestiguar. La ingeniería militar convertía casi en imbatibles a las tropas cartaginesas, en las que tanto los guerreros hispanos como los elefantes se emplazaban en la vanguardia de sus ejércitos.

Es el capítulo V el de las fundaciones y refundaciones, y de los problemas que plantean, de ubicación, básicamente, como ocurre con Ákra Leuké, que podría corresponder a Carmo, actual Carmona, en Sevilla, como posible refuerzo de la Baja Andalucía. La importancia estratégica de Qart Hadasht, bastión natural, sin parangón en toda Hispania, ciudad tocada por los dioses, a los que se veneraba en los diferentes templos erigidos sobre sus colinas.

Y de la organización territorial bárquida, dividida en tres áreas de influencia, Baja y Alta Andalucía y Levante, sabiendo sacar estos reyes púnicos partido de todos los recursos naturales, agropecuarios, pesqueros, metalúrgicos, comerciando con ellos, y aprovechando las nuevas vías de comunicación que los ríos navegables, como el Guadalquivir, les ofrecían. Sus torres de vigilancia mantenían el control de las fronteras, haciendo uso del fuego para advertir de los peligros inmediatos.

Se presta especial atención a la producción monetal, pues es la Numismática, junto con la Epigrafía, un recurso arqueológico fundamental.

Finalmente, en el capítulo VI y último de la obra, Bendala Galán desmitifica lo que se ha venido en llamar “romanización”, un proceso que ha sido, a menudo, presentado como abrupto y traumático, cuando la realidad es bien distinta. La transición entre la Hispania Púnica y la Hispania Romana discurrió de forma gradual y bajo políticas de continuidad y de asimilación del sustrato político, económico y social precedente, y no de su aniquilación. La cultura púnica sobrevivirá bajo la denominación “neopúnica” hasta el siglo IV d.C., en Numidia y en Hipona, como atestigua San Agustín en sus crónicas.

  • Aportaciones novedosas y crítica personal

Con independencia de la época en que se pretenda profundizar, se ha convertido la Arqueología en una actividad auténticamente multidisciplinar, que se nutre de diferentes especialidades y que se ve permanentemente socorrida por los avances tecnológicos, fundamentalmente electrónicos e informáticos, haciendo posible la reconstrucción de episodios históricos cuando no disponemos de fuente alguna, o es ésta parcial o incompleta. Episodios como los que en este libro se reconstruyen. El Profesor Belande pone en contraste las informaciones, algunas de ellas, vividas en persona, por los grandes historiadores latinos, Polibio, Tito Livio, Diodoro Sículo, con los recursos aportados por la Numismática, la Epigrafía, la Geografía y la Geología, la Biología, ciencias, todas, auxiliares de la Arqueología. Reforzadas, como hemos apuntado, con recursos tecnológicos.

El  autor se sirve de su acervo y de las investigaciones más recientes para ofrecernos una reconstrucción histórica que, como él mismo reconoce, habría resultado del todo imposible hasta hace, solamente, treinta años. Y ello implica haber revisado una historiografía inmovilista, anclada en el pasado y que ha dado por válida una tesis que este trabajo ha demostrado como del todo desacertada. Una actitud tan arriesgada como valiente.

En mi opinión, la gran aportación, entre otras, de Hijos del Rayo. Los Barca y el Dominio Cartaginés en Hispania” es la de romper con un estereotipo de siglos para presentar a los príncipes bárquidas como verdaderos hombres de Estado. Líderes, más allá de las estrategias militares, formados en la cultura helena y con un referente común como es Alejandro el Grande. Se insiste en este extremo a lo largo de todas sus páginas, y a buen seguro que Don Manuel se habrá preguntado en más de una ocasión, como hace un servidor en este mismo momento, que habría sido de Hispania si los derroteros de sus gobernantes no se hubiesen regido por esa concepción helenística tan arraigada en la mente de los Barca.

Siendo como es una obra de divulgación, su lectura se hace amena, gracias a una prosa fluida, que consigue que parezca que estamos sumergidos, más bien, en una novela de corte histórico antes que en un trabajo de investigación. Y contando con algunos pasajes que a los profanos en la materia pueden resultar farragosos y repetitivos.

Trabajo de Grado correspondiente a la asignatura “Historia Antigua de la Península Ibérica I”, Universidad Nacional de Educación a Distancia, en el presente Curso 2016-17.

  • Imágenes:

amazon.es

Fundación Juan March

Los Fastos Romanos de Otoño: October Equus, El Caballo de Octubre

October Equus
Dios Marte y caballo embridado. Cosa, Etruria, 273-250 a. C.

El salto de cazadores a recolectores que los humanos protagonizamos durante el Neolítico trajo consigo la estabulación del ganado y la domesticación de ciertas especies, que se emplearon no sólo como fuente de alimento, sino también como valiosos ayudantes en las tareas de carga, arrastre y transporte.

En ese sentido, un animal como el caballo ha acompañado al hombre durante toda su historia, y se ha mostrado como un elemento fundamental en la expansión de pueblos e imperios a lo largo del tiempo. Pero, tal y como descubriremos a continuación, el noble cuadrúpedo estaba igualmente sometido a prácticas de sacrificio ritual.  Sigue leyendo Los Fastos Romanos de Otoño: October Equus, El Caballo de Octubre

Black Friday para el Proyecto Común Europeo: El Adiós Británico a la UE

                                                                              Brexit

Este 24 de Junio pasará, sin duda, a los anales históricos como una fecha realmente clave en la Historia reciente de Europa. A las cuatro de la madrugada, hora británica, hemos conocido el resultado del denominado Brexit, el referéndum convocado por el Primer Ministro, David Cameron, para la permanencia o no del Reunido Unido en la Unión Europea, que ha arrojado casi un 53% de votos a favor de su salida.

Las consecuencias no se han hecho esperar, fuertes caídas en la mayoría de las bolsas europeas, a excepción de la de Londres, preocupación institucional, incertidumbre en el mercado laboral, toda una cadena de consecuencias que los medios ya se han lanzado a intentar explicar, incidiendo en sus efectos, pero evitando, al parecer, plantearse cuestiones como ¿Por qué se ha llegado a esta situación? o ¿Cuáles son los antecedentes de un fenómeno que podría provocar un efecto dominó en el seno de la Unión? La respuesta a tales preguntas es lo que pretendemos exponer en las siguientes líneas.

Brexit
                                                                   Unión Europea

Sigue leyendo Black Friday para el Proyecto Común Europeo: El Adiós Británico a la UE

Sacellum Sixtinum: La Gran Obra de Miguel Ángel en 360º

Capilla Sixtina
                                         Sacellum Sixtinum, la Capilla Sixtina

El 31 de Octubre de 1512, Michelangelo Buonarroti, el maestro Miguel Ángel, daba por finalizada una de las maravillas del mundo del Arte, la decoración de la Bóveda de la Capilla Sixtina, servicio que el Papa Julio II – apodado el “Papa Guerrero”, por su intensa actividad política y militar, mecenas de otros artistas también, como Rafael – le había requerido casi un lustro antes.

Capilla Sixtina
                                                         Miguel Ángel (1475-1564)

Miguel Ángel aceptó el encargo con bastante recelo, al considerar que le distraería de lo que realmente le interesaba, la Escultura. Un trabajo que le iba a granjear no pocos enfrentamientos con el pontífice, producto del fuerte carácter de ambos personajes, superado sólo por la admiración y el respeto que se profesaban.

Capilla Sixtina
                                        Papa Julio II (1443-1513)

El trabajo constituía un desafío en toda regla, dar vida a un lienzo arquitectónico de 1100 metros cuadrados de superficie que, por deseo expreso del Papa, habría de estar terminado para la festividad de Todos los Santos de ese mismo año. La Capilla Sixtina es una obra grandiosa e inconmensurable, en la que destaca sobre manera el fresco titulado “La Creación de Adán”, de tremenda simbología.

Capilla Sixtina
                                                             La Creación de Adán I
Capilla Sixtina
                                                                  La Creación de Adán II

Gracias a la Tecnología Informática, sobre todo, la percepción que podemos obtener de las obras de Arte ha dado un giro espectacular, de 360 grados, tal y como es el caso de la aplicación para instalar en vuestro equipo a la que podéis acceder pinchando sobre la imagen a continuación, con la que podremos contemplarla fresco a fresco, jugando con la cámara a nuestro antojo, a golpe de cursor, para visualizar hasta el más mínimo de sus detalles. Una aplicación que no puede sustituir a la experiencia de su contemplación en la realidad, pero si llevarnos a sobrepasar los límites físicos de nuestros propios ojos. Que sea de vuestro agrado.

Capilla Sixtina
                                                La Capilla Sixtina 360º

Galería de Imágenes:

La Historia del 30 de Febrero del Año 1712

30/02/1712
                                                          El control del tiempo

Cuando se plantea la pregunta: ¿cuál es el invento más relevante de la Historia?, las respuestas son variadas, y resulta a menudo complicado que los encuestados muestren unanimidad en sus valoraciones. Desde la rueda al método científico, pasando por la máquina de vapor o el teléfono, numerosas son las posibilidades de elección. Sin embargo, son pocos los que mencionan la creación del calendario, gracias al cual, hemos podido establecer cronologías y concretar los acontecimientos  históricos a lo largo del tiempo.  Sigue leyendo La Historia del 30 de Febrero del Año 1712

Francigena, Vía

Francigena, Vía. Nombre por el que se conoce a una antigua ruta de peregrinación que unía Francia con Roma, si bien se considera que realmente empezaba en la catedral de Canterbury. Desde Inglaterra, el camino discurría por Francia y Suiza hasta Italia, y a él se referían como la Via Francigena, aquélla que desde Francia lleva a Roma, la ruta que los peregrinos recorrían en su deseo de visitar la Santa Sede y las tumbas de los apóstoles Pedro y Pablo.

Vía Francigena
                                   Origen: Canterbury. Catedral

Conocida en un principio como la Ruta Lombarda, aparece referenciada como ‘Iter Francorum’, la Vía Franca, por primera vez en el año 725, cuando el obispo Willibald de Eichstätt, Baviera, la incluye en su Itinerarium Sancti Willibaldi, un registro de viajes. En Italia y Burgundia la bautizaron como Via Francigena-Francisca. Tras la evangelización de Inglaterra en el 607, fue denominada ‘Chemin des Anglois’, el Camino de los Ingleses en el Reino Franco.

Vía Francigena
                            Destino: Roma. Tumba de San Pedro Apóstol

La Vía Francigena tiene su equivalente en nuestro Camino de Santiago, si bien la importancia y el desarrollo tanto económico como cultural y religioso de éste resultaría muy superior.

Mapa Interactivo de la Ruta Francigena

Fuentes:

ALVAREZ PALENZUELA, Vicente Ángel, “Historia Universal de la Edad Media”, Ariel Editorial, Barcelona 2013

en.wikipedia.org/Via Francigena [English Wikipedia]

Imágenes:

kweeper.com

it.aleteia.org

idr.seieditrice.com [Mapa Interactivo]

Numancia, de la Gesta a la Leyenda

CRONICAS DE LA CELTIBERIA CITERIOR

NUMANCIA

Àrnica “Castro Arévaco” mp3

Numancia Invicta
                                      Celtíbero versus romano

“Este pueblo suministra para la guerra no solo una excelente caballería, sino también, una infantería que destaca por su valor y capacidad de sufrimiento. Visten ásperas capas negras, cuya lana recuerda al fieltro. En cuanto a las armas, algunos celtíberos llevan escudos ligeros semejantes a los de los celtas, y otros grandes escudos redondos del tamaño del aspis griego. Sobre sus piernas y espinillas trenzan bandas de pelo, y cubren sus cabezas con cascos de bronce adornados de cimeras rojas. Llevan espadas de dos filos forjadas con excelente acero, y también llevan, para el combate cuerpo a cuerpo, puñales de una cuarta de largo. Utilizan una técnica especial en la fabricación de sus armas. Entierran piezas de hierro y las dejan oxidar durante algún tiempo de las que aprovechan solo el núcleo, obteniendo así magníficas espadas y otras armas. Un arma fabricada de este modo corta cualquier cosa que encuentre en su camino, por lo cual no hay escudo, casco o cuerpo que resista su embite”

Diodoro Sículo, Diodoro de Sicilia, historiador griego, siglo I a.C. Sigue leyendo Numancia, de la Gesta a la Leyenda