Termópilas

Termópilas. Del Griego, thermopýlai, que resulta de thermós, caliente, y pýle, puerta, las Puertas, o las Fuentes, por sus numerosos manantiales, Calientes.

Nombre por el que se conoce al celebre desfiladero de Tesalia, una región de la Antigua Grecia situada entre el Mar Egeo, Fócida, Macedonia y el Pindo. Las Termópilas, angosto paso de montaña que discurría entre Oeta y el Golfo Málico, fue el escenario de una batalla clave en el desarrollo de la Segunda Guerra Médica: La que un 11 de Agosto del año 480 a.C. enfrentó a 300 aguerridos soldados espartanos, encabezados por Leónidas, su rey, y 4.000 griegos con las fuerzas del rey persa Jerjés I, formadas por más de doscientos mil hombres, a los que de manera heróica intentaron cerrar el paso en su avance hacia la Hélade.

Leónidas y sus espartanos caerían en el combate, pero a las tropas persas atravesar el desfiladero les iba a granjear unas 20.000 bajas. Con estas palabras del poeta Simónides de Ceos (556 a.C., Yulis, en la Isla Jónica de Ceos, actual Kea – 468 a.C., aproximadamente, Siracusa), sobre una estela conmemorativa, su gesta es recordada:

Extranjero, anuncia a los Lacedemonios que aquí yacemos, obedientes a sus consignas

Termópilas
                                                             El asalto al desfiladero

Como complemento a esta nueva entrada, en el siguiente enlace podréis conocer la visión que de tal acontecimiento tiene el escritor Arturo Pérez-Reverte, que con el estilo que le caracteriza, nunca deja indiferente:

Eran de los nuestros

Bibliografía y Webgrafía:

Imagen:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA