La Lista Roja del Patrimonio Histórico Español

Gracias al programa Comando Actualidad, de La 1 de Radio Televisión Española, emitido en la noche de ayer bajo el título “Patrimonio en Peligro”, muchos televidentes tuvieron la oportunidad de descubrir una situación que, si bien nunca ha copado las portadas de los principales medios de comunicación nacionales, viene siendo reiteradamente denunciada por la Asociación Hispania Nostra, que se constituyó allá por 1976 con motivo del Año del Patrimonio Arquitectónico Europeo. Dicha situación les ha llevado a elaborar una Lista Roja de nuestro Patrimonio Histórico y Cultural.

A lo largo de la grabación, que podéis encontrar al final del artículo, el equipo del programa se traslada a una serie de localidades que albergan diferentes monumentos que comparten un denominador común, que no es otro que el ruinoso estado de sus estructuras. Si bien desconocemos con qué criterio se ha procedido a su selección, abarcar todos los enclaves habría sido imposible, dado que la lista contiene algo más de novecientos monumentos en serio peligro de desaparición. 

Cierto es que la primera causa de este desaguisado se remonta al año 1836, cuando el ministro Juan Álvarez Mendizábal puso en marcha su famosa Desamortización, que permitió en su momento que muchos particulares se hicieran con elementos histórico patrimoniales que, hasta la fecha, habían pertenecido en su mayoría a la Iglesia. Personas, ellas y sus herederos, que con el paso del tiempo se desentenderían del mantenimiento de los mismos, bien por falta de interés, bien por escasez de medios económicos, o por ambas razones.

Lo interesante del asunto, y aquí viene nuestra reflexión, es que muchos de esos edificios históricos que parecen condenados al derrumbe se encuentran en la tan cacareada, últimamente, por parte de nuestros políticos, España Vacía o Vaciada. No vamos a entrar, ahora, en las razones por las cuales una comarca queda despoblada, quizá, en otro artículo lo hagamos, pero, si realmente sus señorías quisieran revitalizar esas localidades y ponerlas en el mapa de la sostenibilidad por la que tanto abogan, lo tendrían muy fácil: Bastaría con gestionar a través de las  respectivas Comunidades Autónomas las ayudas económicas que permitieran volver a poner en valor toda esa parte de nuestra historia que se nos va. 

Tal y como se describe en el reportaje, los importes necesarios para acometer los trabajos de rehabilitación y restauración pertinentes oscilan entre los treinta mil y el millón de euros. Cantidades que no pueden ser aportadas por municipios cuya media de población se sitúa en torno a los treinta habitantes, como mucho, pero que para las administraciones autonómicas y estatal son una nimiedad. El efecto sería doble, al recuperar unos edificios que, más pronto que tarde, sólo permanecerán en el recuerdo de unos pocos, y garantizar la supervivencia de unas poblaciones que podrían reinventarse gracias al Turismo Cultural, un sector que no ha dejado de crecer en los últimos años.

¿Recogerán sus señorías el guante a fin de que la mencionada lista torne en un color más esperanzador? Ese es el deseo de muchos españoles, nuestro, también. Sólo el tiempo lo dirá… 

  • Para más información:

Hispania Nostra

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.