Once de Marzo de 2004

Cyrille Martin foto por Irene Ortega
                                           Cyrille Martin en una foto de Irene Ortega

Se cumple hoy trece años de los atentados que aquél fatídico día se llevaron por delante la vida de 192 personas y que dejarían más de 1.800 heridos y mutilados, física y psicológicamente. El Once de Marzo de 2004 marcaría un antes y un después en la historia más reciente de nuestro país, de la que ya forman, tristemente, parte. Tras todo este tiempo y más allá de la verdad “oficial”, se sigue manteniendo un interés más que manifiesto en pasar página y en entorpecer todo intento de esclarecer unos hechos de los que prácticamente nada sabemos.

Cyrille Martin es un cineasta francés que ha seguido el caso en los últimos años y que ha filmado un documental, desde el punto de vista de un “francotirador”, como a él le gusta autodenominarse, que no es otro que el del alejamiento de toda posición ideológica que pudiera enturbiar una visión objetiva de los hechos.

En una entrevista concedida a eldiario.es, Martin explica las motivaciones que le llevaron a hacer acopio del material que conformaría su documental. Hemos de decir que dicha entrevista fue eliminada de ese medio de comunicación.

El documental, que ha sido obviado por los medios, en general, muestra a las claras los graves fallos que se cometieron durante la investigación y el proceso judicial, conducentes a una sentencia manipulada que se sigue considerando incuestionable y por la presión de instancias que desconocemos. Las voces críticas y los medios de comunicación, escasos, ambos, que se atrevieron a desafiar la versión “oficial”, fueron vilipendiados y desacreditados. Trece años después, ni la Fiscalía, ni el Gobierno, ni los partidos políticos que conforman el Parlamento, ni la mayor parte de los que se dedican al Periodismo, casi nadie, tiene la más mínima intención de esclarecer una trama en la que, presuntamente, estarían implicados agentes de Inteligencia, tanto nacional como extranjera.

Desde aquél día, la vida de cientos de familias cambió para siempre, la historia de España, también. Merecen, merecemos, saber la verdad, por más que el magistrado Gómez Bérmudez, responsable del proceso judicial, se empeñara en afirmar que “España no está preparada para conocer la verdad del 11-M”. Y no olvidar nunca lo que aconteció.

Desde hace trece años, Jamal Zougam, a quien los “testigos” situaron en los cuatro trenes, al mismo tiempo, permanece en una celda de aislamiento. Como principal acusado, afronta una condena de 40.000 años, y no podrá recuperar la libertad hasta dentro de otros 27. ¿Es Zougam el nuevo Caso Dreyfus? Sacad vuestras propias conclusiones.

Oligantropía

Oligantropía. Del Griego antiguo ὀλίγος,  ‘poco’ y ἄνθρωπος, ‘hombre’.

                Polibio (200 – 118 a.C.)

Oligantropía es el vocablo que el historiador Polibio emplearía para referirse a la crisis demográfica que afectaba a los varones en la Hélade.

Los hombres eran cada vez más escasos en número, como consecuencia de las guerras incesantes y de la corrupción de las costumbres sociales, que habían desembocado en abortos e infanticidios, al tiempo que a los esclavos se les imponía una limitación en el número de hijos que podían engendrar. Con el término ‘oligantropía’ nos referimos, pues, a la disminución en el número de nacimientos y a la restricción de la natalidad.

Polibio es autor, entre otras, de “Historiae”, una ambiciosa obra que abarcó cuarenta volúmenes, de los que sólo cinco de ellos han llegado hasta nuestros días.

Imagen:

Bibliografía:

Libro de la Semana de la Última Semana del Año

                                Don Quijote y Sancho Panza, litografía de Gustave Doré

2016, en el que hemos conmemorado el IV Centenario de la muerte del Maestro Cervantes, está casi a punto de finalizar, y es por ello que queremos que nuestra lectura recomendada para ésta, su última semana, no sea otra que “El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha”, en una edición especial a cargo de Alberto Beclua y Andrés Pozo, que contiene unas cincuenta ilustraciones de otras tantas que ya habían sido publicadas en épocas anteriores y en países diferentes, si bien es sabido que el alcance de esta obra es auténticamente universal y que a muchos otros se circunscribe.

Y ya que hablamos de ediciones de El Quijote, os recomendamos visitar, también, una estupenda recopilación llevada a cabo por la Biblioteca Nacional de España, que recoge tanto las de carácter nacional como internacional, y a la que podéis acceder pinchando aquí

Es con nuestros mejores deseos que a todos os decimos ¡Feliz Año 2017!

LPDLA

El Canto de Eurídice

orfeo
                                                      Orfeo tocando la lira

“…Y si tuviese la lengua y el canto de Orfeo para conmover con mis canciones a la hija de Deméter o a su esposo y poder sacarte del Hades, descendería allí, y ni el perro de Plutón, ni Caronte sobre el remo, conductor de almas, podrían retenerme antes de volver a llevar tu vida hacia la luz…”

Admeto sobre Orfeo, en “Alcestis”, de Eurípides, pp. 356 y ss

                           “Orfeo y Eurídice” de Peter Paul Rubens (1577 – 1640)

Mucho antes de la aparición de las fuentes escritas, la tradición oral ya se encargaba de transmitir de generación en generación todo un acervo de vivencias, conocimientos e intentos de explicación de la realidad circundante, del que los mitos, esas narraciones extraordinarias protagonizadas mayormente por dioses y héroes, eran parte fundamental. Del trasfondo de las historias que relataban se podía extraer gran número de enseñanzas.

El mito de Orfeo y Eurídice, pese a haber recibido, como tantos otros, numerosas interpretaciones, no es más que una aproximación al devenir de nuestra propia existencia, marcada ésta por la dualidad cuerpo alma, a los conceptos de pervivencia y eternidad,  al intento infructuoso de burlar a la muerte, que tarde o temprano a todos nos alcanzará.

Correteando por la hierba huyendo de Aristeo, y en compañía de las náyades, la joven Eurídice, ninfa tracia recién desposada con el poeta Orfeo, sufre la picadura mortal de una serpiente en el talón. Incapaz de superar el dolor de su pérdida, Orfeo desafiará a la muerte para recuperar a su amada, adentrándose lira en mano y por la puerta del Ténaro en la laguna Estigia a fin de alcanzar el Tártaro, el Inframundo, abismo infernal donde los muertos habitan. Postrado ante Perséfone y el Señor del Hades, Orfeo tañe las cuerdas de su lira, de las que extrae una melodía especialmente triste, al tiempo que recita unas palabras, que el poeta Ovidio, en el Libro X de “Metamorfosis”, nos relata así:

«Oh divinidades del mundo que está colocado bajo tierra, al que caemos todos los que somos creados mortales, si es lícito y permitís que, dejando de lado los rodeos de una boca engañosa, diga la verdad, no he bajado aquí para contemplar el oscuro Tártaro ni para encadenar la triple garganta, que tiene culebras por cabellos, del monstruo meduseo; la causa de mi viaje es mi esposa, en la que inoculó su veneno una víbora al ser pisada y le arrebató sus años de crecimiento.

Pues me empeño en poder soportarlo y no diré que no lo he intentado: ha vencido el Amor. Este es un bien conocido en las regiones de arriba; dudo si también lo es aquí. Pero con todo conjeturo que aquí también lo es y, si no es inventado el rumor de un antiguo rapto, a vosotros también os unió el Amor.

¡Por estos lugares llenos de temor, por este enorme Caos y el silencio del extenso reino, os pido, tejed de nuevo el apresurado destino de Eurídice! Todas las cosas son debidas a vosotros y, demorándonos un poquito, más tarde o más pronto nos apresuramos a una única sede. Hacia aquí nos dirigimos todos, esta es la última morada, y vosotros gobernáis los más amplios reinos del género humano.

También ella, cuando en su madurez haya vivido los años que le correspondan, estará bajo vuestra jurisdicción; como un regalo os pido su disfrute. Pues si los hados niegan el permiso a mi esposa, tengo la certeza de que no quiero volver: gozad con la muerte de los dos»

Conmovidos todos los presentes, Perséfone y Hades, mostrándose incapaces de desatender la súplica de Orfeo, ordenan llamar a Eurídice. Ambos podrán regresar al mundo de los vivos con la condición de que él no gire su cabeza para mirarla hasta que no hayan abandonado el abismo infernal. De no hacerlo así, la gracia que se les ha concedido quedará sin efecto, y Orfeo volverá a perderla, esta vez, para siempre.

Séneca, en “Hércules Loco”, describe la escena de esta manera:

«Marcha hacia arriba, pero con una ley que yo te impongo: avanza tú detrás, a espaldas de tu hombre; tú, no te vuelvas a mirar a tu esposa hasta que el claro día no te muestre a los dioses y esté ante ti la puerta de Ténaro en Esparta»

Deambulando por las sombras, cerca se encontraban ya de conseguirlo cuando Orfeo, presa de la impaciencia y temeroso de haber sido engañado por los dioses, no puede evitar volver la mirada hacia su amada, que se desploma sin vida, para nunca más regresar de la tierra de los muertos.

Aclaraciones:

Bibliografía, webgrafía e imágenes: 

Agradecimiento:

A los chicos de Wind Atlas, por haberme permitido utilizar el tema “Eurydice´s Chant” para este artículo. Visitadles en Wind Atlas Bandcamp, si lo deseáis, su música merece mucho la pena y tienen desde aquí todo nuestro apoyo

                                “Eurydice’s Chant”, de Wind Atlas

Resultado de imagen de mito de orfeo y euridice

De Santos y Difuntos: La Noche de Ánimas en España

Halloween
                                                             All Hallows’ Eve

Una de las ventajas de interesarse por el conocimiento de la Historia es descubrir que muchas de las facetas de este mundo moderno en el que vivimos, contemporáneo, más bien, habría que decir, no tienen un origen reciente. Muy al contrario, los inicios de la mayor parte de ellas se remontan a muchos siglos atrás. El recuerdo de otras tantas se pierde en la noche de los tiempos.

Como cada 31 de Octubre, desde hace unos años, viene siendo habitual ver por nuestros pueblos y ciudades a hordas de críos, y no tan críos, embutidos en sus disfraces, aporreando puertas al grito de “truco o trato” (“trato o trastada” es su traducción correcta) para que les ofrezcamos dulces y caramelos a cambio de no someternos a alguna gamberrada, que por lo general no suele ir más allá. Una celebración que tiene tantos entusiastas como detractores. Los primeros, con la ayuda, seguramente, de un gran número de ciudadanos británicos que se han establecido en nuestro país durante las dos últimas décadas, para alegría de fabricantes y comerciantes de este tipo de productos. Los segundos, que ven tan “lógico” que los españoles celebremos Halloween como que los americanos o los británicos hagan lo propio con la Semana Santa, por poner un ejemplo. Un verdadero sinsentido, en su opinión, y no dejan de tener su parte de razón.

Pero he aquí que estas manifestaciones populares tienen un origen muy antiguo, si bien las campañas y reclamos comerciales y publicitarios se han encargado, y no es el único caso, de desvirtuar y vaciar de contenido, convirtiéndolas en una costumbre ligada a una mera cuestión consumista, muy alejada de su significado y de su espíritu primigenio. Que no era otro que el de abrir las puertas de esa barrera invisible que separa ambos mundos, el de muertos y el de vivos, poniéndolos en contacto durante, al menos, una noche al año, en un acto de recuerdo y reverencia.

En el siguiente artículo, Gonzalo Rodríguez, alma mater de La Forja y la Espada, nos descubre que nuestro país tiene una gran tradición en ese sentido, también, tradición que hemos recuperado de manera edulcorada y superficial desde la cultura norteamericana, cierto es, pero que en el fondo no es más que una manifestación mucho menos ajena de lo que podíamos imaginar. Veamos por qué.

El origen del Halloween y su presencia en España

Imagen de cabecera:

Los Fastos Romanos de Otoño: October Equus, El Caballo de Octubre

October Equus
Dios Marte y caballo embridado. Cosa, Etruria, 273-250 a. C.

El salto de cazadores a recolectores que los humanos protagonizamos durante el Neolítico trajo consigo la estabulación del ganado y la domesticación de ciertas especies, que se emplearon no sólo como fuente de alimento, sino también como valiosos ayudantes en las tareas de carga, arrastre y transporte.

En ese sentido, un animal como el caballo ha acompañado al hombre durante toda su historia, y se ha mostrado como un elemento fundamental en la expansión de pueblos e imperios a lo largo del tiempo. Pero, tal y como descubriremos a continuación, el noble cuadrúpedo estaba igualmente sometido a prácticas de sacrificio ritual.  Continúa leyendo Los Fastos Romanos de Otoño: October Equus, El Caballo de Octubre

Doce de Octubre: Historias Repetidas, Leyendas Revividas

Colón
                                                         Colón llega a las Indias

Como ya viene siendo habitual, la efemérides del Doce de Octubre, Día de la Hispanidad y, por ende, Fiesta Nacional Española, volvió a ser cuestionada por una serie de personajes públicos, la mayoría de ellos perteneciente al mundo de la política o de la farándula, aunque no de forma exclusiva, repitiendo el consabido argumentario y con el supuesto propósito de sacar rédito personal o de llamar la atención.  Continúa leyendo Doce de Octubre: Historias Repetidas, Leyendas Revividas

Cuadrivio

Cuadrivio. Del Latín tardío quadrivium, de quattuor, ‘cuatro’, y via, ‘camino’. Compendio de las cuatro Artes Matemáticas, que son Aritmética, Música, Geometría y Astrología o Astronomía.

Trivium
                                Quadrivium

En la Edad Media, estas disciplinas eran impartidas junto con el Trivio. Al igual que éste, el término cuadrivio posee, también, una segunda acepción, la del lugar donde cuatro caminos concurren.

Bibliografía e imágenes:

Trivio

Trivio. Del Latín trivium, de tres, ‘tres’, y via, ‘camino’. Compendio de las denominadas tres Artes Liberales de la Elocuencia, que son la Dialéctica, la Gramática y la Retórica, unas materias estudiadas durante el Imperio Romano y en las universidades durante toda la Edad Media, además. Trivio y Cuadrivio constituían todo el sistema de las Artes Liberales.

Trivium/ Quatrivium
                                           Compendio de las Artes Liberales

Una segunda acepción del término se refiere tanto a la división en tres ramales de un camino como al punto en que éstos volverían a concurrir.

Bibliografía e imágenes:

Primer Aniversario de Los Portadores de la Antorcha

Pues si, apreciados lectores, estamos de aniversario, cumplimos hoy nuestro primer año de existencia en WordPress. Atrás quedan 365 días desde que empezamos esta aventura en vuestra valiosa compañía. Por delante, esperemos que mucho más tiempo para seguir ampliando este espacio con nuevas entradas que resulten de vuestro interés. La tarea es ardua, dada la amplitud de los contenidos históricos, de la cantidad de blogs y de espacios en red que a esta materia se dedican y de la calidad de muchos de ellos, también, justo es reconocerlo, que nos sirven de guía y nos animan a seguir trabajando. Un trabajo que retomaremos con intensidad desde la próxima semana, tras las citas ineludibles en nuestra Universidad en estos momentos. 

Creemos humildemente que el balance de este primer año ha resultado positivo. Hemos recibido visitas de casi todo el orbe, desde Alemania a Kazajistán, desde EE.UU. a Singapur, desde Suiza a Camboya. Muchísimas, por supuesto, desde España y países hermanos, con los que compartimos nuestro idioma y bastantes más cosas. El interés por nuestros contenidos no ha dejado de crecer, poco a poco, si, pero siempre ha ido en aumento.

Por eso queremos deciros “gracias”, a todos los que visitáis el blog, a los que mostráis vuestra aprobación en las redes sociales, a los que compartís los artículos que aquí os ofrecemos, a los que comentáis las entradas, porque habría resultado del todo imposible sin vosotros. No sabemos si llegaremos a un quinto o a un décimo aniversario, cifras icónicas, sin duda, pero, tanto si lo conseguimos como si no, lo habremos intentado, al menos, y habrá merecido la pena, siempre.   

Gracias a todos, una vez más, por seguir ahí.

LPDLA